Gobiernos de México y EU dudan de la muerte de "El Azul"

jueves, 11 de septiembre de 2014
MÉXICO, D.F., (proceso.com.mx).- Agencias de inteligencia de México y Estados Unidos dudan que el capo Juan José Esparragoza Moreno “El Azul”, uno de los principales líderes del Cártel de Sinaloa, haya muerto. La única certeza de los grupos de inteligencia gubernamentales es que el capo visitó el hospital Real San José, en Zapopan, Jalisco, pero no murió en el lugar, como se sugirió. El periódico “Reforma” publica que el pasado 7 de junio no falleció persona alguna en dicho nosocomio, como se filtró inicialmente: “Las investigaciones verificaron que ese fin de semana no murió en el hospital ninguna persona con el nombre, apellido, edad o fisonomía de Esparragoza. No hay un solo dato en los archivos internos que sugiera su fallecimiento, dijeron fuentes de inteligencia”. En su edición 1963, el semanario Proceso publicó el reportaje “La leyenda de El Azul: vivo o muerto… en el misterio”, firmado por el periodista Jorge Carrasco, que apuntaba en el mismo sentido: “La supuesta muerte de Juan José Esparragoza Moreno, El Azul, por un paro cardiaco, abona a la leyenda del considerado ‘padrino de padrinos’ del narcotráfico en México ante el declarado desconocimiento del gobierno de Enrique Peña Nieto. “La tarde del pasado domingo 8, el semanario Ríodoce, de Culiacán, Sinaloa, informó del presunto deceso del narcotraficante cuando convalecía de un accidente automovilístico. El medio citó ‘fuentes policiacas extraoficiales y personas cercanas a la familia del narcotraficante’. “Horas después, el procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, dijo no saber nada de nada. “Poco más tarde, en Ciudad Victoria, Tamaulipas, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, reiteró la posición oficial durante una conferencia de prensa. ‘En cuanto se tenga alguna información correcta y que tenga el sustento correspondiente lo daremos a conocer’”. Este jueves, “Reforma” publica que tuvo acceso a las imágenes del circuito cerrado del hospital, mismas que descartan un fallecimiento ocurrido ese día. Lo único sospechoso es la presencia de un hombre de bigotes parecido a “El Azul” que entra en el hospital el domingo 8 de junio, pasadas las ocho de la noche. Sin embargo, las imágenes no son claras para concluir que se trata del capo. La versión de la supuesta muerte de “El Azul” cobró fuerza después de que en las prisiones de alta seguridad se diera por hecho su fallecimiento, además de que los días posteriores se celebraron tres misas en su memoria en iglesias de Culiacán, Sinaloa.

Comentarios