Acarreados y extrema seguridad enmarcan Grito de Independencia

martes, 16 de septiembre de 2014
MÉXICO, D.F., (proceso.com.mx).- Miles de personas arribaron al Zócalo capitalino a bordo de autobuses provenientes del Estado de México; por segundo año consecutivo, “los acarreados” vitorearon al presidente Enrique Peña Nieto en la ceremonia del Grito de Independencia. Los acarreados fueron equipados con matracas, banderas y camisas del PRI. De premio recibieron comida y disfrutaron del concierto de la banda Limón. Antes de las 9:30 de la noche, el Estado Mayor Presidencial decidió cerrar los accesos a la plancha del Zócalo. Esto provocó el enojo de cientos de asistentes que se quedaron fuera. Las personas que entraron al Zócalo debieron superar cuatro filtros de seguridad; miembros de la Gendarmería Nacional inspeccionaron a todo aquel que quisiera arribar al lugar, incluidos niños. El presidente Peña Nieto emitió el grito tradicional con una duración de menos de quince minutos y sin menciones extravagantes como acostumbraba Vicente Fox. Muchos respondieron con una mentada de madre. Peña Nieto anunció que hoy, al término del desfile militar, viajará a Baja California Sur para coordinar las acciones de reconstrucción en las comunidades afectadas por el huracán “Odile”.

Comentarios