Acusa Perry a México de fracasar en control de la frontera sur

miércoles, 17 de septiembre de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- El gobernador de Texas, Rick Perry, reafirmó su decisión de desplegar fuerzas de la Guardia Nacional en la frontera con México para frenar el flujo migratorio. Además, exhortó al presidente Enrique Peña Nieto a que “tome los pasos necesarios” para garantizar la seguridad “a lo largo de la frontera sur de su país”. En una carta, el mandatario texano puntualizó que, como gobernador de Texas, “tengo la obligación de pensar primero en la seguridad de nuestros ciudadanos”. Y señaló que aquellas personas “que obedezcan nuestras leyes” no tienen nada que temer ante el aumento de la presencia de fuerzas del orden. En su misiva, el gobernador advirtió al Ejecutivo mexicano que continuará “actuando como sea necesario para cumplir mis obligaciones constitucionales, y cuando se trata de la seguridad de los texanos no seré convencido por retórica de ningún tipo”. De acuerdo con Perry, los desafíos creados por la actual crisis migratoria son “en parte consecuencia del fracaso del gobierno de México de asegurar su frontera sur” y de “desplegar recursos adecuados para controlar los elementos criminales en México”. Texas y México, lanzó, deben “garantizar que las fronteras sean seguras”. El pasado viernes 12, el vicegobernador texano, David Dewhurst, tachó de “insultantes” y “ofensivas” las críticas de su vecino del sur, luego de que Peña Nieto subrayó que la actitud del gobernador Rick Perry de reforzar la frontera con la Guardia Nacional no sólo era “desagradable, sino condenable”. Dewhurst se mostró especialmente molesto por el hecho de que el mandatario mexicano se pronunciara sobre esa materia justo en el aniversario de los atentados del 11 de septiembre de 2001. “Me parece desconcertante y francamente ofensivo que el gobierno de México elija el 13 aniversario del atentado más trágico en nuestra patria para pedir a Texas que abra la frontera internacional a la inmigración ilegal, al tráfico de drogas, de vidas humanas e incluso a potenciales terroristas que desean dañar a Estados Unidos”, fustigó Dewhurst. A fines de julio, el gobernador texano Rick Perry anunció el despliegue de un millar de integrantes de la Guardia Nacional en la frontera para enfrentar la crisis migratoria. Un mes después llegaron los primeros efectivos al Valle del Río Grande. El pasado miércoles 10, la Cancillería mexicana emitió un comunicado en el que expresó “su más profundo rechazo y condena al despliegue de los primeros elementos de la Guardia Nacional de Texas”. “Esta actitud es completamente reprobable y tampoco resuelve un problema al que tenemos que hacerle frente de manera conjunta”, machacó un día después Peña Nieto, cuyo gobierno enfatizó que el despliegue responde a “fines políticos” de Perry, potencial aspirante republicano a la presidencia estadunidense en 2016. Y el vicegobernador Dewhurst consideró “insultante” que el gobierno de México considere que el despliegue tiene motivaciones “políticas”. Responde México Tras la difusión de la carta, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) rebatió al gobernador de Texas, Rick Perry. Dijo que carecen de sustento sus afirmaciones en el sentido de que México fracasó en cuidar su frontera sur del paso de indocumentados. Sergio Alcocer, subsecretario para América del Norte, indicó que el gobierno mexicano sostiene que la migración no es un tema de seguridad sino humanitario. ‘México lamenta que los comentarios que se vierten en este comunicado no estén sustentados en la realidad y en las cifras que recientemente hemos visto. “No es un tema –como se ha reiterado– de seguridad, es un tema de otro tipo, y por otro lado como se ha señalado el propio gobierno estadounidense, las cifras a las cuales se hace referencia de manera indirecta no sostienen los dichos que se plantean en este comunicado que expidió el gobierno de Texas”, señaló. Interrogado sobre la relación que guarda México con el gobierno local estadunidense marcada por “tensiones” como la ejecución de dos mexicanos parte del fallo Avena, el funcionario de la Cancillería contestó que la relación sólo “tiene cauce en los mecanismos institucionales establecidos”.

Comentarios