Niega abogado de la UNAM plagiar investigación de Carpizo

martes, 2 de septiembre de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- El abogado general de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Raúl González Pérez, negó plagiar la investigación del académico Enrique Carpizo Aguilar para titularse como doctor en derecho y criticó la celeridad de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) para dictar medidas cautelares a favor de éste por ser un caso que, afirmó, no es grave. Luego de que ayer la agencia Apro y el portal del semanario Proceso informaron que Carpizo Aguilar, sobrino del exrector Jorge Carpizo MacGregor, presentó una queja ante la CNDH por acoso y violación a sus derechos humanos por “una red de funcionarios universitarios” encabezados por González Pérez, éste descalifico al acusador y las imputaciones. En la conferencia de prensa, convocada para las 14:00 horas, en el edificio de Rectoría, el abogado general de la UNAM se hizo acompañar de Carlos Carpizo MacGregor, hermano y albacea del fallecido exrector, quien criticó a su sobrino por afirmar que éste encabezó “un mafia” en esa institución y en cambio cubrió de elogios a González Pérez. En un mensaje leído ante los medios, González Pérez describió los “privilegios” que Carpizo Aguilar ha tenido en la UNAM, que según él desmienten el acoso que denunció ante la CNDH, y rechazó que use la investigación que él mismo le encargó para titularse como doctor en la Universidad Nacional de Educación a Distancia, de España, Explicó que, “desde hace varios años”, 2008, elabora una investigación para titularse --“La libertad de expresión en México, medios indirectos de afectarla”-- con la tutoría de una académica de esa institución e inicialmente bajo la asesoría de Carpizo MacGregor. “No se puede acusar de plagio, y eso lo conoce perfectamente cualquier abogado, cuando se trata de una investigación en curso y todavía no concluida, es decir, se trata de una investigación en desarrollo y, por tanto, inconclusa”, subrayó González Pérez, quien tácitamente aceptó haber usado parte del trabajo de Carpizo Aguilar. Y adelantó: “Por un principio elemental de ética profesional he tomado la determinación de no utilizar información alguna que hubiese sido proporcionada por el C. Carpizo Aguilar, ante la conducta reprobable y oportunista por él asumida”. También negó “categóricamente” haberle pedido a Carpizo Aguilar, en dos ocasiones, renunciar a los derechos autorales de su investigación. “Sería tonto y estúpido, porque no tengo necesidad de hacerlo”. El funcionario interpretó la queja de Carpizo Aguilar ante la CNDH y la entrevista con Proceso como una “intención de afectar la imagen de la Universidad y la del abogado general”, ya que “esta es la segunda ocasión en que a esta institución se le intenta afectar su prestigio”. En efecto, en noviembre del año pasado la CNDH emitió una recomendación a la UNAM por no haber auxiliado a una alumna que fue víctima de abuso sexual por parte de un profesor de Física, cuyos argumentos González Pérez descalificó “por falaces, sesgados y de mala fe”. Mencionado como aspirante a suceder a Raúl Plascencia en la presidencia de la CNDH, en cuyo proceso no ha decidido aún si participará –dijo hoy--, el abogado general de la UNAM dijo que es de llamar la atención que funcionarios de ese organismo hayan emitido con celeridad medidas cautelares a favor de Carpizo Aguilar. Las medidas cautelares proceden, explicó, “en el caso de que la violación reclamada sea grave y, en su caso, resulte difícil o imposible la reparación del daño causado o la restitución al agraviado en el goce de sus derechos humanos, situación que en la especie no aconteció ni acontecerá”. Y añadió: “De nueva cuenta sorprende la conducta de servidores públicos de la CNDH que con una celeridad inusual, hayan formulado medidas cautelares en la misma fecha, 28 de agosto de 2014, en que compareció el C. Enrique Carpizo, según se desprende del oficio de ese organismo nacional, mismas que fueron notificadas al día siguiente. ¿Así acontece en todos los casos?” Más aún, añadió, hasta las 14 horas de este martes la CNDH no ha remitido a la UNAM la queja de Carpizo Aguilar y, mucho menos, se ha requerido el informe correspondiente con la misma celeridad que se tuvo para la emisión de las medidas cautelares. Preguntó: “¿Cuál es el criterio que se asumió para dictar medidas cautelares en el presente caso? ¿Se expiden en todos los casos similares medidas cautelares? ¿Se inscribe el embate absurdo en contra de la Institución y de funcionarios universitarios, en los tiempos que actualmente vive el organismo nacional de protección de los derechos humanos?” Finalmente, criticó que Carpizo Aguilar haya vinculado a funcionarios universitarios con los del Instituto Nacional Electoral (INE), pero sobre todo le reprochó descalificar al grupo de Carpizo MacGregor. “Cómo tenerle credibilidad a quien, ante la ausencia de un ilustre y prestigiado mexicano y universitario como lo fue el Dr. Jorge Carpizo, con ingratitud y deslealtad señala ‘nunca pertenecí a su mafia’. Máxime que es del conocimiento público y de innumerables personas el apoyo que recibió en su desarrollo personal, académico, laboral y profesional por parte del Dr. Jorge Carpizo”. Enseguida, el hermano del fallecido rector, Carlos Carpizo MacGregor, tildó de “falsas y calumniosas” las declaraciones de Carpizo Aguilar –“”de parentesco lejano”-- a Proceso, en el sentido de que él nunca perteneció a “su mafia”. Por “obligación moral”, reveló que el exrector y exombudsman recomendó a Carpizo Aguilar como asesor de la exprocuradora Marisela Morales, donde renunció porque dijo que “por su apellido lo acosaban”, y luego lo recomendó con González Pérez. Según él, el abogado general se quejó ante Jorge Carpizo de la “mediocridad del trabajo” que le encargó, por lo que “le llamó la atención con la dureza que requería el rigor académico con el que se desempeñaba”. Carpizo Aguilar “ha gozado de trato preferencial de los funcionarios de la UNAM” para buscar integrar la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, tener un cubículo en el Instituto de Investigaciones Jurídicas, estudiar doctorado sin cubrir requisito de aprobar dos idiomas. Reveló que Carpizo Aguilar “abortó sus estudios de doctorado en la Universidad Panamericana (y) también en este caso adujo acoso e incomprensión de los funcionarios de esa universidad”. Añadió: El licenciado Carpizo Aguilar, en vida y en muerte del doctor Jorge Carpizo, siempre se excedía en alabanzas a su persona y trataba de imitarlo en todo, hasta el punto de provocar hilaridad de mucha gente que lo rodeaba. ¿Por qué en este momento usa la expresión de ‘mafia’ en referencia a la actuación del Dr. Jorge Carpizo?” Respondió él mismo: “Sólo lo entiendo de un paranoico, desagradecido, mentiroso y oportunista. Su actuación sólo es muestra de su falta de ética, su inmoralidad profesional y todo lo malo y perverso que puede tener el humano”, expresó Carlos Carpizo con voz entrecortada. Finalmente, afirmó que Jorge Carpizo siempre tuvo “alta estima personal y profesional” a González Pérez, quien desde estudiante formó parte de sus amigos más cercanos. ”Si aún estuviera entre nosotros, se avergonzaría del licenciado Enrique Carpizo Aguilar”.

Comentarios