Cae "El Canario", presunto operador del Cártel Independiente de Acapulco

domingo, 11 de enero de 2015
CHILPANCINGO, Gro. (proceso.com.mx).- Un grupo de fuerzas especiales de la Policía Federal (PF) detuvo a Luis Álvaro León Morales El Canario, señalado como presunto operador del grupo delictivo denominado Cártel Independiente de Acapulco (CIDA), y encargado de la venta y distribución de droga en la zona oriente del puerto. Las autoridades federales ubican a El Canario como colaborador directo de Víctor Noel Piza Nogueda El Erizo, quien junto al expolicía federal Víctor Aguirre Garzón, son identificados como los líderes de la organización criminal afincada en el principal destino turístico de la entidad donde opera impunemente. Los informes oficiales señalan que Víctor Aguirre es primo del gobernador con licencia, Ángel Aguirre Rivero, quien se separó del cargo por la presión social ejercida ante la grave omisión que asumió la administración estatal frente al caso de la masacre y desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa. La captura de El Canario se registró ayer en las inmediaciones de la colonia La Poza, ubicada en la parte marginal de la exclusiva Zona Diamante de Acapulco, indica un reporte oficial consultado por Proceso. León Morales, de 44 años, es originario y residente del puerto, además se indica que controlaba las operaciones de narcomenudeo en varias colonias de la parte oriente de Acapulco: Puerto Márquez; La Poza; Bonfil; Llano Largo; Colosio y Lomas de Chapultepec. En el operativo, en el cual no hubo disparos, los agentes federales decomisaron droga y equipo de radiocomunicación. El 19 de diciembre, la PF detuvo a Irving Gutiérrez Sandoval El Durazno, señalado como operador financiero de Víctor Aguirre, uno de los libres del CIDA. Desde esa fecha, la escala de violencia en el puerto no ha cesado y diariamente se han registrado tiroteos y ejecuciones a plena luz del día, principalmente en las zonas populares del puerto donde persisten los secuestros, asesinatos y extorsiones en contra del sector productivo. Por ello, docentes del puerto decidieron cerrar más de un centenar de planteles escolares por considerar que no hay garantías de seguridad para los estudiantes y trabajadores de la educación. Por su parte, las autoridades federales se han limitado a blindar la zona turística del puerto, mientras que el gobierno estatal ha dejado a su suerte a los habitantes de las colonias populares de Acapulco, luego de que la policía porteña decidió parar labores desde hace más de cinco meses, exhibiendo la ausencia plena de autoridad municipal.

Comentarios