Ingenieros de la UNAM optimizan sistema de identificación de ganado

martes, 20 de enero de 2015
MÉXICO, D.F., apro).- Integrantes de los centros de Diseño Mecánico e Innovación Tecnológica (CDMIT) y de Alta Tecnología (CAT) de la UNAM diseñaron un sistema de identificación de ganado más simple que el aretado comercial que actualmente se utiliza. El proyecto está por obtener la patente por la Facultad de Ingeniería y permitirá a los productores de carne ahorrar, tiempo y también dinero. Incluso, en un futuro esta alternativa permitirá ir al supermercado, ver la carne, escanear un código de barras con un teléfono móvil y saber todo sobre el animal, afirma Osiris Ricardo Torres, alumno de Ingeniería Mecatrónica. Actualmente lo que se hace es poner en las orejas del animal un botón y un pendiente amarillo con un código de barras y un número. Con su invento, los ingenieros pretenden sustituir la importación de esos aretes porque usualmente están protegidos por diversas patentes debido a que sus fabricantes invierten mucho para que sean obsoletos rápidamente. Los universitarios diseñaron un arete inviolable con nuevas configuraciones de ensamble y para probar su funcionamiento utilizaron impresiones en tercera dimensión y corroboraron que es imposible cortarlo, pegarlo y ponerlo de vuelta. La iniciativa requirió un año de investigación y desarrollo. Se inspiraron en un modelo de trazabilidad uruguayo, que por su nivel de control en la materia es ejemplo a nivel mundial. También se basaron en sistemas extranjeros que usan un bastón de 60 centímetros para detectar el número de identificación del mamífero a exportar. Sin embargo, el bastón ya no será necesario para detectar el chip ni acceder a los aretes individualmente. Con un lector móvil será posible lo mismo, pero a una distancia de tres metros, y abarcar de golpe a 20 animales, lo que permitirá a ganaderos y transportistas saber cuántas vacas van en un camión sin bajarlas del remolque. El sistema permite además tener acceso a información como el nacimiento del bovino, su crecimiento, tipo de alimentación y dónde fue sacrificado y vendido. También proponen un nuevo sistema de RFID (Radio Frequency Identification) que ya no será un embobinado, sino un chip dentro de la arracada. Este último, por norma, debe tener 64 bits como mínimo, pero los ingenieros de la UNAM planean usar uno de 94 para impedir eventuales clonaciones. Asimismo, se introdujo un sistema QR (código de respuesta instantánea). Según Ricardo Torres en el futuro la gente podrá ir al supermercado, ver la carne, escanear un código de barras con su teléfono móvil y saber todo sobre el animal, “si lo alimentaron con pastura, trigo o grano, pues esto incide en su calidad”, agregó. En un atapa posterior los ingenieros planean diseñar la línea de producción y estrategias para elaborar y comercializar estos sistemas. Otra de sus metas es que el aretado sea más fácil y menos invasivo, pues “el animal sufre con la punción en la oreja”. Para evitarlo, el equipo universitario diseña una pinza que permitirá al trabajador pecuario usar una mano en vez de dos al momento de la perforación. “Nuestra pinza, zarcillo y sistema de RFID debe facilitar la labor de los técnicos, la lectura de identificación a los transportistas y la obtención de un certificado de Sagarpa a los ganaderos, pues esto último implica que les paguen un poco más por su venta”, señala el universitario”. El desarrollo del sistema estuvo bajo dirección de Alejandro Ramírez Reivich, Marcelo López Parra y Pilar Corona Lira. Además participaron ingenieros, diseñadores industriales y médicos veterinarios retroalimentados por la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa). Los universitarios planean introducir su proyecto en el país y luego explotarlo.

Comentarios