Avanza iniciativa para inscribir el nombre de Julio Scherer García en la ALDF

miércoles, 21 de enero de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- La diputación permanente de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) aprobó un punto de acuerdo para inscribir en letras de oro, en el muro de honor del salón de sesiones, el nombre de Julio Scherer García, fundador de la revista Proceso, fallecido el pasado 7 de enero en esta ciudad. Dicha iniciativa con proyecto de decreto fue presentada este miércoles por los diputados del PRD, Vidal Llerenas Morales y Adrián Michel Espino. En la exposición de motivos, los asambleístas consideraron a Scherer García como “el mejor periodista mexicano de los últimos tiempos”. A través de su pluma, agregaron, “supo retratar con maestría y profundidad la realidad política y social de México en las últimas décadas, pero no sólo ello, aportó también una visión crítica y propositiva que promovió el cambio político y el avance democrático en nuestro país”. Como parte de la trayectoria del periodista, destacaron que estudió filosofía y derecho, que ingresó al periódico Excélsior en 1946, donde fue reportero de la fuente política, jefe de información, auxiliar de la dirección y director general de 1968-1976; además de que fue fundador de la revista Plural (1971), dirigida por el escritor Octavio Paz. Los diputados recordaron que en 1976, “a consecuencia de un golpe orquestado por el entonces presidente Luis Echeverría, fue obligado a dejar la dirección de Excélsior. Al frente de muchos reporteros y colaboradores que abandonaron con él ese periódico, el 6 de noviembre del mismo año fundó la revista Proceso, de la que fue director general hasta el 6 de noviembre de 1996”. En el punto de acuerdo, retomaron una de las notas que este semanario publicó a raíz del fallecimiento de Scherer García el pasado 7 de enero: “De Gustavo Díaz Ordaz a Enrique Peña Nieto, ningún presidente le fue ajeno a Julio Scherer García. Fueron ocho los mandatarios que pasó a cuchillo. Habló con ellos, los confrontó con su afilada voz primero, con su penetrante mirada después, y finalmente con su pluma. En 1986, editorial Grijalbo publicó su libro ‘Los presidentes’, en el que retrató a cuatro de ellos”. (Proceso 1993). También mencionaron algunos de sus 22 libros: “El poder: historias de familia” (1990), “Salinas y su imperio” (1997), “El perdón imposible” (2005) y “La Pareja” (2005). Bajo el sello Grijalbo, recordaron, publicó “La terca memoria” (2007), “La Reina del Pacífico” (2008), “Secuestrados” (2009), “Historias de muerte y corrupción” (2011) y “Calderón de cuerpo entero” (2012), entre otros. Entre sus reconocimientos nombraron el premio Maria Moors Cabot en 1971, periodista del año por la Atlas World Press Review de Estados Unidos en 1977, premio Manuel Buendía en 1986 y el rechazo del Premio Nacional de Periodismo en 1998. Para 2002, continuaron, la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano le otorgó el Premio Nuevo Periodismo y en 2006 fue nombrado Doctor Honoris Causa por la Universidad de Guadalajara. Recientemente, en marzo de 2014 recibió el grado de Doctor Honoris Causa de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca. La diferencia En la lista de motivos que presentaron los legisladores para inscribir con letras de oro el nombre de Julio Scherer en el recinto de la ALDF, expusieron: “Cuando se dice, ya en un lugar común, que fue el mejor periodista mexicano del siglo XX no se cae en la desmesura; nadie tuvo su talla, y eso que nuestro país ha contado con plumas afiladas y refinadas como las de Alejandro Gómez Arias, Francisco Martínez de la Vega, Renato Leduc, José Alvarado, José Muñoz Cota y Luis Spota, por citar algunos columnistas que dejaron su huella en nuestra mejor prensa ¿En qué se diferencia Scherer?” La respuesta, añadieron, es que “además de contar con una cultura sólida, apoyada sobre todo en lecturas bien hechas, como todos los mencionados, supo llevar la templanza desde el reportaje que hallaba algo donde otros pasaban de lado, la astucia del zorro para entrevistar a los personajes más insólitos, de encabezar la conjunción de talentos en un periódico nacional (Excélsior), hasta la fundación de un semanario crítico Proceso que cambió, para bien del país, las relaciones de los medios de comunicación con los poderes establecidos, fundamentalmente con el que representaba –más en aquellos tiempos- el antiguo régimen del PRI: el autoritarismo, la antidemocracia, la corrupción”. Hacia el final de la iniciativa, afirmaron que “los aportes de Don Julio al periodismo en México, su valentía e integridad frente a la represión del poder político y su contribución a la consolidación democrática de nuestro país, merecen un reconocimiento a la altura y talla de este magnifico periodista, de ahí que se proponga inscribir su nombre en letras de oro en los muros de honor de este recinto legislativo”. Según la propuesta, la develación del nombre con Letras de Oro del periodista “Julio Scherer García” deberá llevarse a cabo en sesión solemne a más tardar el 30 de abril de 2015, fecha en que termina el último periodo ordinario de la presente legislatura.

Comentarios