Desechos de hoteles dañan arrecifes de coral, alerta investigadora de la UNAM

lunes, 26 de enero de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- Los desechos que arrojan los grandes hoteles de lujo que se encuentran ubicados en las costas mexicanas representan una amenaza para la vida de organismos que habitan en arrecifes de coral y los hace más frágiles ante el cambio climático del planeta. Estudios científicos de Susana Enríquez Domínguez, investigadora del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología (ICMyL) de la UNAM, comprueban que el crecimiento urbano y el mal manejo de los residuos dañan existencia de fauna y flora de coral, macroalgas y la pradera submarina tropical. De acuerdo con un comunicado de la UNAM, la especialista asegura que el aumento progresivo de la temperatura del planeta ejerce “un grave estrés” en las especies que forman el arrecife de coral. La también la doctora en Biología, adscrita a la Unidad Académica de Sistemas Arrecifales Puerto Morelos, en Quintana Roo afirma que ese sistema es “eficiente y robusto” si el ambiente tiene poca disponibilidad de nutrimentos para mantener el crecimiento vegetal de algas, pastos marinos e incluso de las microalgas que viven en simbiosis con los corales. Sin embargo, alerta: “el crecimiento urbano y el mal manejo de los residuos que se producen en los hoteles tipo resort enriquecen en nutrientes estos ambientes, con lo que se modifica su naturaleza y se permite que especies oportunistas de rápido crecimiento, incluso de orígenes ajenos, sean las que tomen el relevo y cambien la comunidad de organismos, lo que afecta a esos ecosistemas tropicales. Por ello, el ser humano es su principal amenaza”. Esa situación constituye a nivel local “el mayor peligro pues el valor paisajístico hace que la industria turística ejerza una fuerte presión en la mayoría de los países que tienen arrecifes de coral en sus costas”. La especialista agrega que además de los desechos hoteleros, otros riesgos asociados a la presión turística y antropogénica local son la sedimentación, los encallamientos que afectan directamente su estructura y la contaminación por uso y abuso de combustibles para embarcaciones de recreo y cruceros. De estas amenazas, detalla, las más graves son la fertilización y el incremento de residuos urbanos, sobre todo jabones que afectan al ambiente arrecifal, pues favorecen el desarrollo de especies oportunistas –incluidos microorganismos– y cambian su naturaleza. Según sus estudios, la contaminación causada por los residuos “deriva en un cambio de fase en el ecosistema, donde pocas especies que no deberían vivir ahí se vuelven abundantes, mientras las nativas pierden protagonismo”. Como consecuencia, advierte, el sistema pierde su valor en biodiversidad y paisajístico, pues también se deteriora la calidad del agua y los sedimentos, lo que genera mal olor y toxicidad para los organismos que los habitan. Lo peor, se reduce la calcificación, indispensable para construir arrecifes y mantener las playas. Susana Enríquez Domínguez, investigadora del ICMyL, considera que para hacer consciente a la sociedad de este daño, “los científicos deben demostrar, con evidencias rotundas, cómo se produce este deterioro ambiental”. Además del estudio de los arrecifes, en la Unidad Académica de Puerto Morelos, la bióloga y sus colaboradores profundizan en la fotobiología, o el estudio de procesos de organismos que usan la energía del sol y mantener los desarrollos biológicos. Los resultados que obtiene son fundamentales para “hacer modelos de producción y determinar el impacto que se producirá en diferentes escenarios de cambio ambiental”. Su investigación cruza fronteras pues con un grupo de trabajo de la NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration) y el equipo de otro investigador de la Unidad, Roberto Iglesias, desarrollan “modelos bio-ópticos para estimar, a partir de las descripciones fisiológicas y con el uso de datos del monitoreo satelital de la agencia estadounidense, que incluyen cambios de luz y de temperatura del agua, condiciones que propician el blanqueamiento de coral”.

Comentarios