Dragon Mart es un proyecto muerto: Profepa

miércoles, 28 de enero de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) aseguró que la construcción de Dragon Mart en Cancún, Quintana Roo, es un proyecto muerto porque es prácticamente imposible superar los obstáculos ambientales y legales que hay sobre el predio El Tucán. Luego de que la empresa se quejó de que la Profepa había actuado de manera ilegal y de forma contradictoria al clausurar el predio de más de 550 hectáreas, y anticipó que impugnaría la decisión, el titular de la dependencia, Guillermo Haro Bélchez, recordó que fueron devastadas casi 150 hectáreas de terrenos forestales, en un ecosistema costero donde habitan especies de flora y fauna protegidas por la Norma Oficial Mexicana 059. En entrevista, sostuvo que la reciente clausura total a la obra se debió a la falta de permisos federales en materia de cambio de uso de suelo e impacto ambiental. De acuerdo con Haro Bélchez, los empresarios chinos sólo habían realizado trabajos de desmonte en el sitio, que años anteriores fue visitado por personal de la Profepa, sin que alertaran sobre el daño ambiental ocasionado al predio, por lo que ya se inició un “juicio de lesividad” para restar validez a las inspecciones que fueron “superficiales, omisas y con poco rigor técnico”. Ayer, la empresa Dragon Mart Cancún detalló que la clausura del megaproyecto, según la versión de la Profepa, deriva del incumplimiento a dos resolutivos en el plazo de 10 días otorgado en agosto y septiembre pasados. Sin embargo, apuntó en un comunicado, ambos procedimientos administrativos, que incluyen el pago de una multa de casi 22 millones de pesos, fueron impugnados ante un Tribunal, por lo que "la empresa no está obligada a cumplir esas medidas hasta en tanto la resolución no se encuentre firme". "La empresa considera que las sanciones en materia de impacto ambiental y forestal impuestas por la Profepa, en agosto y septiembre de 2014, no cuentan con sustento legal, son contradictorias y desconocen actuaciones previas de autoridades competentes en los tres niveles de gobierno”, subrayó. También destacó que la dependencia “efectuó ayer (lunes) la clausura total temporal del proyecto Dragon Mart Cancún, argumentando que las medidas impuestas en sus resolutivos de 2014 no fueron cumplidas (...) la empresa informa que no procedió a cumplir, toda vez que las resoluciones que las determinaron fueron impugnadas en tiempo y forma ante un Tribunal". El consorcio dijo que presentó una demanda de nulidad en contra de las resoluciones, al considerarlas "inexactas, contradictorias e ilegales". Indebidamente, ejemplificó, la autoridad inspeccionó dos veces un mismo concepto y emitió nuevas resoluciones en sentido contrario a las expedidas por la misma autoridad, las cuales son presuntamente válidas y vigentes. En otras palabras, en un primer momento la Profepa dictaminó que en el predio no había vegetación forestal “y hoy, esa misma autoridad, afirma lo contrario”. Otra presunta irregularidad, abundó, es que la Profepa invade la esfera de competencia de otras autoridades y desconoce sus autorizaciones y actuaciones.