Policía desdeña alerta sobre restos humanos calcinados en Chihuahua

lunes, 5 de enero de 2015
CHIHUAHUA, Chih., (proceso.com.mx).- Ejidatarios del poblado de San José de los Baylón, ubicado en el municipio de Balleza, localizaron restos humanos calcinados; dieron aviso a las autoridades y a medios de comunicación, pero sólo acudieron reporteros. Los reporteros de El Monitor de Parral encontraron los restos con ropa pegada, así como pertenencias personales. El hallazgo se registró a un costado de la carretera de Parral a Guadalupe y Calvo, a la altura del kilómetro 17. Los reporteros rastrearon hasta encontrar los restos incinerados y dispersos. Los representantes de los medios de comunicación informaron también a las corporaciones estatales y federales con el fin de no ir solos a la búsqueda, pero fueron ignorados. De acuerdo con los reporteros de El Monitor de Parral, primero localizaron huesos que parecían la tibia y el peroné de una persona, que tenían pedazos de ropa, aun cuando el cuerpo estaba esparcido en huesos y quemado. Cerca del lugar vieron y fotografiaron tarjetas bancarias, una MasterCard de Banamex con el número 5256-7811-9036-8592; captaron también una fotografía borrosa de una niña. En octubre pasado, habitantes de San Juan de los Iturralde, ubicado también en Balleza -localizado en la Sierra Tarahumara-, reportaron que un grupo de sicarios tomó el pueblo y obligó a los pobladores a resguardarse durante varios días en las montañas o a huir de la comunidad. Aseguraron que hubo muertes y por lo menos diez personas desaparecidas, situación que fue desatendida por las autoridades de todos los niveles. Después de dos días localizaron el cuerpo de un hombre llamado Othón Luna Lazos, de 33 años, y posteriormente a Martín Payán Loya, de 53. Familias completas tuvieron que huir por la inseguridad que sufre esa comunidad y otras aledañas. Entre agosto y septiembre de 2014, el Ejército se retiró de El Vergel, el principal seccional de Balleza, y esa situación agravó la crisis de inseguridad. En septiembre fue asesinada Norma Moreno, una joven de 37 años que ayudaba en un restaurante de su padre. Norma Moreno había recabado firmas de los pobladores para pedir al Ejército que regresara, porque era necesaria su presencia en la región, según relataron los habitantes de El Vergel. Sin embargo, el Ejército no regresó y tampoco ha atendido los hechos delictivos que se han registrado, principalmente de desaparición involuntaria o forzada.

Comentarios