La Sedena publica su código de conducta

martes, 6 de enero de 2015
MÉXICO, D.F., (apro).- La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) publicó en el Diario Oficial de la Federación su Código de Conducta, según el cual sus elementos están obligados a respetar los derechos humanos y ofrecer a las personas un trato “justo, cordial y equitativo” para inspirarles “confianza, credibilidad y respeto”. En el ámbito de los derechos humanos, la normatividad establece la necesidad de “promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos de conformidad con los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad; así como las normas del Derecho Internacional Humanitario”. Todos los elementos de la institución, dice, habrán de conducirse “siempre con apego al orden jurídico y respeto a los derechos humanos, con absoluta imparcialidad, sin discriminar a persona alguna por origen étnico o nacional, género, edad, discapacidades, condición social, las condiciones de salud, religión, opiniones, las preferencias sexuales, estado civil o cualquier otra que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas”. El Código advierte también que el personal militar conocerá permanentemente las cartillas de Derechos Humanos, Derecho Internacional Humanitario y Manual del Uso de la Fuerza, de Aplicación Común a las Tres Fuerzas Armadas. Establece que servir es “un compromiso permanente” que el Estado le ha conferido a los que tienen el privilegio de integrar la Administración Pública Federal y especifica que todas las decisiones y acciones deben estar dirigidas a satisfacer las necesidades e intereses de la sociedad, “por encima de intereses particulares ajenos al bienestar de la colectividad”. Indica además que el servidor público no debe permitir que influyan en sus juicios y conducta intereses que perjudiquen o beneficien a personas o grupos en detrimento del bienestar de la ciudadanía. “El compromiso con el bien común implica que el trabajador debe estar consciente de que el servicio público es un patrimonio que pertenece a todos los mexicanos y que representa una misión que sólo adquiere legitimidad cuando busca satisfacer las demandas sociales y no cuando se persiguen beneficios individuales”, dice el código. Asimismo señala que deben evitarse actos de corrupción e interpretaciones discrecionales contrarias a derecho, que impacten negativamente a la población usuaria de los servicios prestados y que propician opacidad en el desempeño de la dependencia. Destaca la lealtad como norma institucional primaria, como “devoción sincera, voluntaria e infalible hacia la nación, superiores, personal subordinado y entre iguales. “Incluye los atributos de sinceridad, justicia, verdad, honradez, rectitud y nobleza, que son comunes al personal militar para servir al país, como un compromiso permanente”, subraya. Entre otros valores, señala que los servidores públicos deben apegarse a los principios constitucionales de legalidad, eficiencia, profesionalismo y honradez; conocer el sistema jurídico mexicano vinculado con los Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario y asegurar su buen desempeño.

Comentarios