Se solidarizan con "Charlie Hebdo" frente a la embajada francesa en México

jueves, 8 de enero de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- Armados de velas y letreros negros sobre los que se podía leer, en letras blancas, “Yo Soy Charlie”, más de un centenar de mexicanos y expatriados franceses se reunieron esta noche frente a la embajada francesa en México para rendir un homenaje a las víctimas del atentado terrorista que sufrió ayer el semanario satírico Charlie Hebdo, luego de las repetidas publicaciones de caricaturas del profeta Mahoma. Debajo del árbol localizado en la banqueta del edificio de la sede diplomática, en el barrio de Polanco de la Ciudad de México, yacían 12 pancartas con los nombres y fotos de Charb, Wolinski, Honoré, Tignous o Bernard Maris, quienes formaron parte de los 12 periodistas, cartonistas, empleados y policías contra quienes, a sangre fría, los dos terroristas abrieron fuego con sus cuernos de chivo. La tragedia conmovió a Carlos Pérez, artista plástico que llevó una vela para conmemorar a las víctimas. Había conocido a algunas de ellas durante los siete años en los que vivió en Francia, en Seine Saint-Denis, el distrito periférico de París de alta tasa de marginación social. “Conocí a Charb en 2007 durante una conferencia a la que convocaron asociaciones musulmanas para que explicara la primera plana que había publicado Charlie Hebdo”, recordó en entrevista con Apro, al sacar de su mochila dicha edición de 2006. En ella destaca la caricatura dibujada por Cabu y que representa a Mahoma --“rebasado por los integristas”--, quien se toma la cabeza entre las manos y dice: “Es difícil ser amado por idiotas”. “Aproveché el encuentro para solicitarle una entrevista. Me invitó a la redacción y me enseñó el proceso de creación del semanario. Nunca había visto un periódico que tratara así a los caricaturistas, tenían un lugar de honor”, rememoró Pérez, al añadir que las puertas de la redacción eran abiertas a mucha gente, desde estudiantes a militantes de diversas organizaciones. Y afirmó que “una de las mayores lecciones que aprendí (del entonces director Philippe Val) era que se pueden burlar de todo, con la necesidad de que sea gracioso, y también que las leyes son para proteger a las personas, no a las ideologías ni a los conceptos”. Claude-Françoise Juffet vive desde hace tres años en México. Ella también conoció a Cabu, Wolinski y Tignous, pero hace 40 años, “una época formidable en la que se podía vivir y divertir sin miedo, sin amenazas”. Su hermano convivía con “el grupo de cartonistas de las revistas, quienes en este entonces se reunían de manera muy regular”, explicó a Apro, al precisar que “era un grupo muy alegre”. Ayer, cuando prendió su computadora y se enteró del atentado, Juffet sintió un dolor intenso y rabia “ante la idea de que alguien puede ser lo suficientemente estúpido para matar a una persona por sus ideas”. “Creo que al final las plumas son más fuertes que las armas, pero a veces éstas son más poderosas”, añadió, aterrada. A las ocho de la noche el centenar de personas guardó un minuto de silencio. Al terminar el homenaje, un hombre gritó: “Charlie”, y los demás asistentes aplaudieron. Condolencias Durante el evento, una fila de personas esperó para escribir un mensaje de apoyo a las víctimas en la libreta de condolencias que el consulado había instalado sobre una mesa, enfrente de las rejas de la embajada, con el fin de enviarla luego a Francia. Mensajes como “Estamos con ustedes, queridos franceses”, “Charlie vivirá para siempre” o “¡Qué viva el humor y la libertad!”, destacaban en las páginas. Loïc, estudiante francés de posgrado en Oceanografía en la UNAM, escribió en la libreta: “Ni siquiera tenemos miedo... y ¡A la mierda quienes nos quieren separar!”. “Hay gente que nos quiere quitar nuestra libertad, separarnos”, explicó a Apro, al subrayar que siente una “unión” y una “solidaridad” entre los franceses desde que ocurrió el atentado –en Francia se sucedieron las manifestaciones en apoyo a Charlie Hebdo, las cuales reunieron decenas de miles de personas en un gran número de ciudades. “Cada vez realizamos marchas contra gobiernos, contra políticas. Ahora estamos reunidos para una por la libertad”, analizó el joven. Homenaje de Cárdenas El fundador y exlíder moral del Partido de la Revolución Democrática (PRD) –del que salió el pasado 25 de noviembre--, Cuauhtémoc Cárdenas, también se trasladó hasta la embajada de Francia para presentar su pésame. El tres veces excandidato presidencial por las fuerzas de izquierda aseveró que la tragedia que ocurrió en Francia es distinta a la ola de asesinatos y violencia que sufren los periodistas en México, pero estimó que en ambos casos los comunicadores “corren un riesgo cuando se enfrentan a intolerancias y poderes que no resisten a la crítica”. “La alta pérdida de vida de la gente de los medios en México señala que (ellos) afectan, con sus labores, a intereses oscuros, opuestos a las libertades y a la tolerancia”, observó Cárdenas. Vestida con un chaleco rojo para soportar el frío, Ana Isabel Pérez vino a solidarizarse con los asesinados del día anterior. “Puede ser algo que salga de control, esperemos que no sea así”, dijo a Apro, al añadir que “hoy hubo violencias en mezquitas (en Francia) y en Alemania se están formando grupos radicales (de ultraderecha), es como el principio del nazismo”. Ante la observación de que en México también los periodistas sufren situaciones muy graves, la joven contestó: “Aquí es otro tipo de terrorismo. En el caso francés es muy grave y radical que por una religión sucedan este tipo de cosas. En México es muy grave que veamos normal todo lo del narco, de leer ‘tres decapitados más’ o ‘43 desaparecidos’. No debemos permitirlo como seres humanos”. Tras recordar su convivencia con el equipo de Charlie Hebdo y lamentar el atentado, el artista Carlos Pérez aseveró que “en México no estamos ajenos: el narco secuestra y asesina a los reporteros y los poderes fácticos ejercen presión”. Luego acotó, firme: “La libertad de expresión debe ser defendida”. La señora Juffet deploró que los viejos tiempos hayan cambiado. “Pero debemos continuar en divertirnos, vivir y criticar”, exhortó. Marco, un comunicólogo mexicano que se disfrazó de conejo de color rosado para expresar el “amor de México” a Charlie Hebdo, comentó: “No se vale que maten, si pegan a uno pegan a todos”, declaró a Apro detrás de sus lentes oscuros. -¿Y por qué el disfraz de conejo? -Hay que hacer el ridículo, el ridículo, el ridículo...

Comentarios