Nuño a la CNTE: 'No vamos a tener un diálogo para evadir la ley”

lunes, 12 de octubre de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- Impulsada por el “paro nacional” de labores en el que participaron miles de maestros a lo largo del país, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) exigió reanudar las “mesas de negociación” con el gobierno federal, pero el planteamiento fue rechazado por el secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño Mayer. Esta mañana, al tiempo que el magisterio interrumpía las clases para decenas de miles de estudiantes en los estados de Oaxaca, Michoacán, Chiapas y Guerrero, llegó la sentencia del secretario Nuño: “No vamos a tener un diálogo para evadir la ley (…) No vamos a dialogar bajo presión y mucho menos vamos a dialogar cuando se está violando la ley. “Si están haciendo una marcha y dejando a niños sin clases, que es el derecho más importante y fundamental para exigir diálogo, yo no voy a acceder. En el gobierno estamos decididos a aplicar la ley, a implementar la reforma educativa, y estamos convencidos de que el derecho más importante es el derecho que tienen los niños y las niñas a una educación de calidad”, dijo el funcionario federal, y una vez más advirtió que los docentes que sumen tres faltas a las aulas en un mismo mes serán “retirados” de sus trabajos. Por la tarde, a pesar de las advertencias, cientos de maestros disidentes de la capital del país y del Estado de México emprendieron una marcha a la sede nacional de la Secretaría de Educación Pública (SEP). En punto de las 5 de la tarde, desde el Ángel de la Independencia unieron su voz y sus pasos para caminar por el Paseo de la Reforma, avenida Juárez, Eje Central, Donceles y finalmente República de Brasil. “Abrogación de la mal llamada reforma educativa”; “cancelación definitiva de la evaluación punitiva”; “ni descuentos ni con amenazas, la coordinadora avanza”; “paro nacional para sacar y castigar al narcoestado”, entre otras consignas, se leía en las mantas que llevaban los maestros. Minutos después de las 6 de la tarde, vigilados por un helicóptero oficial, los profesores sólo encontraron un dispositivo de seguridad de más de mil 500 policías capitalinos y federales, formados en columnas, que custodiaban las instalaciones vacías. “Este es el diálogo que entienden Enrique Peña Nieto y su marioneta, Aurelio Nuño: la fuerza pública y la represión”, se escuchó desde el altavoz del autobús que encabezó la marcha.

Comentarios