PGR se disculpa por caso de menor ecuatoriana muerta en Juárez

martes, 20 de octubre de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- En cumplimiento a la recomendación 22/205 emitida por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), la Procuraduría General de la República (PGR) ofreció una disculpa pública a los padres de la migrante ecuatoriana de 12 años, Nohemí Álvarez Quillay, quien falleció en un albergue de Ciudad Juárez, Chihuahua, en marzo del año pasado. A nombre de la dependencia, el Subprocurador de Derechos Humanos, Prevención del Delito y Servicios a la Comunidad, Eber Omar Betanzos Torres, dirigió unas palabras a los padres durante la disculpa ofrecida en el Consulado General de Ecuador en New York, y lamentó el daño ocasionado a la niña y su familia. Recordó que los migrantes, en virtud de su dignidad humana y su especial situación de vulnerabilidad, deben ser especialmente protegidos por la ley y las autoridades. Además de recalcar la importancia de evitar hechos de esta naturaleza, el Subprocurador puntualizó que la PGR trabajará en la capacitación obligatoria de su personal sobre los derechos de niñas, niños y adolescentes en contexto de migración, además de elaborar protocolos de actuación con base en los estándares internacionales de protección de derechos humanos. Álvarez Quillay cayó en manos del traficante de indocumentados, Domingo Fermas Uves, quien indicó que la menor tenía 8 años y era oriunda de Durango, México. “Los agentes le preguntaron a Fermas Uves a qué se dedica y él contestó que es ‘pollero’ y que lo contrataron por varios miles de dólares para llevar a la niña hasta el interior de ese país y reunirla con sus padres”, dijo. Por esos hechos, el sujeto fue consignado por el Ministerio Público Federal y puesto en libertad por un juez de distrito. A la niña la condujeron al albergue Villa Esperanza, del sistema estatal para el Desarrollo Integral de la Familia, donde permaneció dos días y medio asustada, deprimida y llorando constantemente, hasta que el 11 de marzo apareció muerta en el baño, colgada del cortinero, según el reporte forense de la Fiscalía General de Chihuahua. Estos hechos abrieron una investigación que empezó por la verdadera identificación y edad de la niña. El cónsul adscrito a la Embajada de Ecuador en México, Jorge Muñoz Marga, en oficios enviados a la Fiscalía de Chihuahua y a la PGR, indicaba que la niña tenía 12 años y era hija de padres ecuatorianos.

Comentarios