Buscan que joven mexicano amenazado por el narco regrese a Canadá

miércoles, 21 de octubre de 2015
GUANAJUATO, Gto. (apro).- La organización no gubernamental Solidaridad sin Fronteras, con sede en Canadá, acudirá ante el nuevo ministro Justin Trudeau para gestionar el retorno de “Daniel”, un joven mexicano que hace un año fue deportado por la Agencia de Servicios Fronterizos canadiense, mientras su familia permanece en territorio de ese país desde el 2008, por amenazas del crimen organizado. La familia de Daniel solicitó refugio y una visa humanitaria, pero ambos recursos les han sido negados, por lo que permanecen sin estatus legal. El muchacho fue arrestado hace un año, cuando visitaba a sus excompañeros de la escuela donde estudiaba y de la que se había cambiado, luego de amenazas de ser reportado a las autoridades migratorias si no pagaba una cuota obligatoria que las instituciones educativas cobran a los hijos de inmigrantes ilegales. El colectivo Educación sin Fronteras en Canadá ha denunciado que, con frecuencia, las instituciones utilizan la amenaza de denunciarlos para que los padres de los alumnos inmigrantes paguen la cuota. A la par, la ONG mantiene una campaña para que el gobierno de Québec se sume a otras provincias canadienses y permita el acceso gratuito a educación a los infantes que no tienen un estatus migratorio. Tras su arresto, Daniel (nombre ficticio) permaneció retenido en el Centro de Detención de Laval, sin ningún tipo de asesoría o acompañamiento, y posteriormente fue enviado en un vuelo de Aeroméxico a la Ciudad de México, el 16 de octubre del 2014. Solidaridad sin Fronteras ha mantenido desde entonces una campaña ante distintas instancias gubernamentales para denunciar que el muchacho, actualmente de 18 años y quien padece una discapacidad auditiva, se vio obligado a pedir ayuda a algunos familiares, dejó los estudios y trabaja en una fábrica de muebles, mientras su familia teme por su vida luego de las amenazas de narcotraficantes que los obligaron a dejar el país. La organización dio a conocer hoy en un pronunciamiento que la madre de Daniel ha enviado al ministerio de Inmigración y al alcalde de Montreal, Denis Coderre, quien no respondió. Los activistas recordaron que en su cargo anterior como ministro federal de Inmigración, Coderre supervisó la deportación de más de 20 mil personas de Canadá, entre el 2002 y el 2004, pero recientemente, a pesar de negarse a atender la petición de la familia mexicana, anunció su apoyo para acoger a refugiados sirios en Montreal. “El Ministerio de Inmigración de Québec se ha negado también a proporcionar ayuda, a pesar de su responsabilidad evidente en el caso: si Québec se hubiera dotado de un sistema de educación seguro para todos los niños y adolescentes sin tener en cuenta el estatus (de inmigración) de cada uno, ‘Daniel’ habría sido un estudiante en una escuela secundaria en Montreal, en lugar de un niño trabajador en las fábricas de México”, expuso la ONG. Tras ser rechazada como refugiada en 2010, la familia de Daniel tomó la decisión de quedarse en Canadá, pues al volver a México comprometía su seguridad. Con el apoyo de las organizaciones promigrantes, la madre de Daniel busca opciones para el regreso del joven, “rechazando regresar a una situación todavía más difícil y precaria que aquellas familias que ya han decidido irse”, expuso Solidaridad sin Fronteras. En octubre del año pasado se presentó una demanda de residencia permanente por consideraciones de orden humanitario, para regularizar la situación de la familia y el regreso del muchacho, sin que hasta ahora se haya resuelto. Por ello, Solidaridad sin Fronteras anunció que buscará reunirse para tratar este caso con el nuevo ministro Trudeau y apelará a su política anunciada en materia de migración, que entre otras cosas prevé la eliminación de visas a los mexicanos.

Comentarios