"Patricia", capaz de levantar autos a su paso, alerta SMN

viernes, 23 de octubre de 2015
COLIMA, Col. (apro).- Ante la inminente llegada del huracán “Patricia” en la entidad, la ciudad de Manzanillo se encuentra en alto riesgo debido a la configuración de la bahía, donde está previsto el impacto del “ojo de huracán” la tarde de este viernes, advirtió el coordinador general del Servicio Meteorológico Nacional (SMN), Juan Manuel Caballero González. La información fue proporcionada alrededor de las 14:00 horas durante un enlace telefónico con los integrantes del Comité estatal de Protección Civil, que sesionaron en esta ciudad, en el Complejo Administrativo del gobierno del estado. El funcionario dijo que de acuerdo con el reporte más reciente, de las 13:00, el meteoro se ubicaba a 135 kilómetros al suroeste de Manzanillo, con vientos máximos de 325 kilómetros por hora y rachas de hasta 400 kilómetros, con lo que se considera que “podría levantar autos a su paso y va a ser muy destructivo en cuanto a estructuras endebles, árboles, postes, instalaciones y torres de electricidad”. Caballero dijo que en las últimas horas “Patricia”, en vez de disminuir, se intensificó ligeramente, con una presión mínima central de 879 milibares, pues se está moviendo sobre aguas muy cálidas a una temperatura de 31 grados sobre la superficie del océano y esto lo está alimentando de energía. Ante estas circunstancias, comentó, este huracán ya es considerado por expertos internacionales y por la Organización Meteorológica Mundial como el más intenso de la historia en el planeta en todas las regiones del mundo. Según el funcionario, la mayor peligrosidad está no sólo en los vientos, sino también en la marea de tormenta, cuyos efectos ya se empezaban a sentir en la costa desde antes de las dos de la tarde, donde se pronostican olas de 8 a 12 metros de altura, una tras otra, con consecuencias altamente destructivas para todas las estructuras que se encuentren en la línea de costa, como muelles, además de que se espera una gran erosión en las playas. Dijo que tras su impacto en tierra el huracán podría internarse en dirección noreste hacia el estado de Jalisco, o correr al sur, cruzando primero Colima y después Jalisco, provocando afectaciones durante toda la noche y la madrugada del sábado. “No sé si agradecerle, porque no es nada halagadora la información que nos está dando”, comentó el gobernador Mario Anguiano Moreno al concluir el enlace con el funcionario federal en la sesión del Consejo Estatal de Protección Civil. Ante esto, el mandatario pidió al coordinador estatal de Protección Civil, Melchor Ursúa Quiroz, atender de manera muy especial el caso de Manzanillo, porque prácticamente toda la población de 140 mil habitantes se encuentra frente a la playa, a diferencia de otras localidades costeras más pequeñas. También argumentó que conforme a los pronósticos sobre la intensidad con que llegará el huracán a Manzanillo, “me parece que no cualquier casa va a poder resistir los fuertes vientos”, por lo que solicitó conformar un equipo técnico para hacer una revisión rápida, determinar cuáles viviendas no estarían en condiciones de aguantar y hacerles notar a sus habitantes el riesgo que corren, para trasladarlas a albergues, de los cuales también pidió revisar las instalaciones para que garanticen la seguridad. En la reunión estuvieron presentes el titular de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural y Pesca (Sagarpa), José Calzada Rovirosa, en representación del presidente Enrique Peña Nieto; el coordinador del Sistema Nacional de Protección Civil, Luis Felipe Puente Espinosa, así como representantes de delegaciones federales, oficinas estatales, municipales y de las secretarías de la Defensa Nacional y de Marina, quienes acordaron acciones para enfrentar la llegada del huracán y las medidas posteriores. Cierre de carreteras Se informó que de manera preventiva se suspenderá el servicio de energía eléctrica en las poblaciones costeras de Colima, Jalisco, Nayarit y Michoacán; ya se instalaron 250 albergues; se cerró a la navegación el aeropuerto internacional y el puerto de Manzanillo, además de que desde las tres de la tarde se cerraron todas las carreteras del estado de Colima. El titular de la Sagarpa pidió al representante de Liconsa envasar alrededor de 250 mil litros de agua potable que, según las proyecciones, se necesitarán después del paso del huracán. También dijo que se requerirán 50 mil despensas, de las que 20 mil serán aportadas por la dependencia a su cargo; además, solicitó a la Sedesol y otras dependencias contribuir con el resto. Mario Anguiano señaló que la víspera recibió una llamada del presidente Peña Nieto, quien le expresó su preocupación por la llegada del fenómeno hidrometeorológico y para manifestarle su disposición de apoyar en todo lo posible. También le informó que se instalaría el Sistema Nacional de Protección Civil que iba a presidir personalmente el jefe del Ejecutivo federal.

Comentarios