Defensores de migrantes denuncian amenazas de Los Zetas

martes, 24 de noviembre de 2015
MÉXICO, DF (apro).- Integrantes del albergue “La 72”, localizado en Tenosique, Tabasco, denunciaron que presuntos integrantes de Los Zetas los amenazaron de muerte, justo en momentos en que se encontraban reunidos con agentes de la Procuraduría General de la República y del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) para entregarles evidencias sobre una red de secuestradores de migrantes. De acuerdo con fray Tomás González Castillo, fundador del refugio, el sábado 14, poco antes del mediodía, sonó el teléfono de fray Aurelio Tadeo Montero Vázquez. Al contestar, “un señor que se presentó como integrante de Los Zetas le dijo que su integridad física estaba en peligro”, puntualizó. Tras escuchar la amenaza, agregó, fray Aurelio se puso nervioso y pasó su celular al comandante de la Policía Federal que se encontraba a su lado, quien tomó las otras llamadas que se hicieron debido a que se cortaban a cada momento por la mala calidad de la señal. Sostuvo que el sujeto que telefoneó se presentó como “comandante Álvarez” e intentó extorsionar a fray Aurelio con 50 mil pesos. “De inmediato activamos el protocolo de seguridad y ya no contestamos ningún número de teléfono desconocido y tampoco salimos de noche. En fin, bajemos el perfil totalmente”, sostuvo. Durante la reunión, en la que también participó gente de la Comisión de Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), los integrantes de “La 72” hablaron con las autoridades sobre la existencia de una red de secuestradores que opera en la zona de Cárdenas, Tenosique, y en Coatzacoalcos, Veracruz. Un día antes de ese encuentro, tres migrantes hondureños arribaron al albergue y dijeron a los defensores de derechos humanos que personas uniformadas detuvieron el vehículo en el que viajaban, cerca del municipio de Cárdenas, y los secuestraron. “(Los migrantes) no supieron identificar el uniforme porque era de noche, sólo dijeron que era azul, posiblemente fue la Policía Federal o la municipal”, precisó fray Tomás, quien sostuvo que los hondureños fueron dejados en libertad después de que sus familiares pagaron mil 500 dólares. Además, González apuntó que sólo en un mes y medio recibieron 16 denuncias de violaciones sexuales y muchísimas de asaltos. Según los testimonios recabados en el albergue, hay bandas que asaltan a los migrantes mientras caminan a orillas de la carretera que conecta la frontera de Guatemala con Tenosique. Y es que como los transportistas de la región cobran precios exorbitantes a los indocumentados, muchos de ellos no tienen otra opción que la de caminar, de noche o de madrugada, para evitar a los agentes de migración. A “aproximadamente seis kilómetros” de Tenosique, grupos criminales asaltan a los migrantes y a veces violan a las mujeres, deploró González, y se alarmó ante el incremento del número de secuestros en la zona. “Este mes y medio que repuntó la violencia documentemos unos 15 casos de secuestros y al menos dos secuestros masivos (de más de 25 personas) en la frontera con Veracruz”, subrayó. Asimismo, expresó que las agresiones contra los migrantes se recrudecieron en Tabasco debido al abandono en el que las autoridades han dejado la zona. “Han permitido al crimen organizado apoderarse de ella nuevamente”, lamentó, e insistió que hasta la fecha no ha habido detenciones. Dijo que hace muy poco tiempo entregaron a las autoridades tres recibos de transferencias internacionales del dinero que pagaron a los criminales los familiares de los migrantes. Los tres recibos, según fray Tomás, indican un mismo beneficiario que retiró el dinero en la misma ventanilla de Tenosique. “Pero hasta ahora no hubo ninguna detención, aunque entregamos los recibos con el nombre de quien cobra y cómo lo cobra”, se indignó. Y resaltó: “En las juntas las autoridades se acostumbran a decir que están en esto, que harán todo lo posible para desencadenar un operativo o que están cerca de localizar la casa de seguridad, para que no les presionemos tanto”. Dijo que no le extrañan las amenazas, pues desde que fundó el albergue, en 2011, observó una correlación entre el incremento de las intimidaciones que reciben sus integrantes y la labor que desempeñan en la atención y denuncia de violaciones a los derechos de los migrantes. No pocas veces los miembros de “La 72” han señalado el involucramiento de agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) en las redes de tráfico o de extorsión de migrantes. En abril de 2013, ante las amenazas constantes, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) emitió medidas cautelares a favor de “La 72” y sus integrantes. Sin embargo, apenas dos noches después de las amenazas contra fray Aurelio, los agentes de la policía estatal que supuestamente custodian al albergue abandonaron el lugar, denunció el encargado.

Comentarios