México, el país más peligroso de Latinoamérica para los sacerdotes

lunes, 21 de diciembre de 2015 · 15:27
MÉXICO DF (apro).- Con 11 asesinatos de sacerdotes en lo que va del sexenio de Enrique Peña Nieto, México sigue siendo el “país latinoamericano más peligroso para ejercer el ministerio sacerdotal”, asegura el informe 2015 del Centro Católico Multimedial (CCM). Y agrega que en este 2015 “son dos sacerdotes los que pagaron con su vida al ser levantados y secuestrados por grupos violentos de la entidad. Se trata del padre Francisco Javier Gutiérrez Díaz, de la Confraternidad de los Operarios del Reino de Cristo (CORC), adscrito a la arquidiócesis de Morelia, Michoacán; asimismo, el padre Erasto Pliego de Jesús, párroco de Cuyoaco, adscrito a la arquidiócesis de Puebla”. Indica que, en los tres primeros años de la administración de Enrique Peña Nieto “se registraron 15 atentados: 11 corresponden a sacerdotes, 1 seminarista y 1 laico sacristán. Además de que hay 2 presbíteros que aún continúan desaparecidos”. Y asegura que el sexenio de Peña Nieto “se perfila como el más negro de la historia moderna de México”, pues la tendencia para 2018, cuando concluya esta administración, es que habrá un “alza de de un 100%” con respecto al sexenio de Felipe Calderón. Califica de “alarmante” este “fenómeno”, pues indica que “no ha sido atendido por el actual gobierno mexicano, al menos durante los tres años de su gestión, por lo que continúa empecinado en mantener una inacción que se traduce en desprecio y desencanto a la libertad religiosa”. El Centro Católico Mutimedial, dependiente de la Conferencia del Episcopado Mexicano y que anualmente elabora reportes sobre las agresiones a sacerdotes católicos, señala que Guerrero y el Distrito Federal son las “entidades más peligrosas para el ejercicio ministerial”, le siguen Chihuahua, Michoacán, Veracruz, Baja California, Tamaulipas, Puebla, Oaxaca, Jalisco y el Estado de México. Señala que durante los 25 años comprendidos de 1990 a 2015 han sido asesinados “1 cardenal, 38 sacerdotes, 1 diácono, 4 religiosos, 5 laicos-sacristán y 1 periodista católica”. Por tal motivo, concluye, México es “el país latinoamericano más peligroso para ejercer el ministerio sacerdotal”. Y le “siguen en peligrosidad” Colombia, Brasil, Venezuela, Estados Unidos, Guatemala, El Salvador y Perú.

Comentarios