Alerta en París trastoca planes de universitarios de NL en Europa

viernes, 4 de diciembre de 2015
MONTERREY, NL (apro).- Los atentados del 13 de noviembre en París impactaron directamente la estancia en Europa de estudiantes de universidades de la entidad, debido a que padres de familia se alarmaron, y por ello algunos viajes de estudio fueron cancelados. Incluso, los papás de un alumno se asustaron y lo hicieron regresar. Hubo también recomendaciones para que postergaran sus planes, pero algunos jóvenes y sus papás siguieron adelante. Entrevistados por separado, directivos de la Universidad de Monterrey (UdeM) y de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) precisaron cómo alteraron los programas de intercambio los actos terroristas que arrojaron más de 130 muertos en la capital de Francia. Tras el hecho violento, la UANL ya palomeó con rojo a Francia como destino académico. Un regreso y cancelaciones Alejandra Yáñez Vega, coordinadora de estudios en el extranjero de la UdeM, recordó que había tres estudiantes de la institución en París el día de los atentados. Cuando se conoció la noticia, la institución los contactó para conocer en qué condición se encontraban y todos refirieron que estaban bien y fuera de la zona de peligro. En total, la Universidad de Monterrey tenía esa noche 36 estudiantes en Francia, distribuidos en distintas ciudades. De inmediato la institución activó sus protocolos para estas contingencias, precisó Yáñez, y tras verificar que se encontraban bien, contactaron a sus “socios”, como llaman a las instituciones que reciben a los alumnos que acuden a las estancias en el extranjero. “La política oficial de la UdeM es estar siempre en coordinación con las autoridades para saber qué es lo que la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) recomendaba, y en este caso lo que nos dijeron es que siguieran los programas, que los estudiantes tomaran precauciones, y que siguieran las instrucciones y recomendaciones de los gobiernos donde estaban”, explicó. Ella retransmitió la recomendación a los alumnos y pidió que estuvieran atentos a los noticieros, a la página oficial de la SRE y se mantuvieran en contacto permanente con la universidad que los hospedaba para conocer las medidas precautorias en casos de emergencia. “Se les recomendó que no salieran a lugares públicos muy concurridos, como partidos de futbol o conciertos donde habría multitudes. Eso fue lo que nuestros socios en el extranjero nos comunicaron”, compartió la directiva. Tras la masacre, padres de familia se comunicaron con la Universidad para conocer si habría variación de los planes de estudios fuera del país. La UdeM les notificó las mismas recomendaciones que dieron a quienes se encontraban en Francia. Del total de alumnos en la nación europea hubo un solo retorno. “Sus papás se asustaron y lo regresaron. Sólo tengo un alumno que se regresó, o por lo menos que me hayan informado, y todos los demás están al pendiente de lo que les digamos. Al momento que los socios nos dijeran que los estudiantes corrían peligro y que lo mejor sería regresar, en ese momento los mandaríamos traer, pero no se ha dado el caso”. La inquietud generada por los ataques terroristas motivó la cancelación del viaje de nueve estudiantes que se trasladarían a Europa en el siguiente semestre de la primavera del 2016. De ese total, siete tenían como destino Francia, uno iría a Australia y otro a Bélgica, refirió Yáñez. En 2015, la UdeM envió, de nivel profesional, mil 75 alumnos al extranjero. Particularmente en otoño había 254 alumnos en diferentes países y programas. Los jóvenes viajan para tomar cursos curriculares de sus programas de estudio, algunos hacen prácticas profesionales, internados médicos y otros aprenden idiomas en el extranjero. Los alumnos viajan como representantes de la UdeM, que los asesora en prácticamente todos los trámites, a excepción de los migratorios, que van por cuenta propia. Pese a la alerta en Europa por los atentados, no ha variado el sistema de trabajo de la institución con los alumnos que se encuentran en el extranjero. La coordinadora de los intercambios reflexionó que todos los viajeros están expuestos a riesgos, una condición que conocen los estudiantes. Los papás saben que si quieren que los muchachos estén completamente seguros, pues una forma de conseguirlo es quedándose en la ciudad, dijo. “Nosotros les decimos: ‘Cuídense, pero aprovechen la oportunidad’. Para la Universidad la seguridad es muy prioritaria, es la condición número uno. Pero la experiencia académica internacional es importante. No podemos hacer nada para prevenir un tsunami o algo como el terremoto que recientemente pasó en Chile”, señaló. Con esta aciaga experiencia en París, a los alumnos mexicanos les tocó vivir lo que experimentaron otros estudiantes extranjeros, que cancelaron planes de estudios en Nuevo León durante la crisis de inseguridad que asoló la entidad entre 2010 y 2012, dijo. La coordinadora recordó que hace un par de años hubo una revuelta política y social en Tailandia, con tiroteos públicos y hasta toque de queda. Los socios de la UdeM en ese país recomendaron cancelar los programas veraniegos de estudios. Los alumnos inscritos para ese viaje fueron reprogramados para visitar China. Francia, en rojo para la UANL Luego de los ataques, conocidos ahora como el evento 13-N, atribuidos a la agrupación yihadista Estado Islámico (EI), la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) lanzó una alerta entre sus alumnos. En particular pidieron abstenerse de viajar a Francia y a Bélgica. Este último país fue mencionado como posible objetivo terrorista, debido a que el señalado como cerebro de los atentados de París, Abdelhamid Abaaoud, ya abatido, era procedente de esa nación. Emma Melchor Rodríguez, directora de intercambio académico de la UANL, señaló en entrevista que están programados viajes de un alumno a Bélgica y de otros cuatro a Francia. De estos últimos dos irán a Rennes y otros dos a Montpellier. Debido a la alerta internacional por los atentados, ella pidió a los padres cancelar los planes. Pero ellos y sus hijos insistieron y se mantuvieron firmes en el próximo intercambio. “Tenemos cinco estudiantes que se van a ir. Yo platiqué con ellos y les dije lo peligroso de estar allá. Insistieron en que querían irse. Eso fue un viernes y les dije que lo pensaran el fin de semana. El lunes siguiente hubo un seminario de orientación para los muchachos que se van cada semestre. Platiqué con los papás ahí, y ellos estuvieron de acuerdo en que se fueran”. “Me informé en las universidades a las que irían qué peligros había para enviar a los estudiantes y dijeron que en esas ciudades no había peligro, aunque el peligro está en toda Francia. Lo que hicieron los papás fue firmar cartas para permitir que sus hijos viajaran y deslindar de responsabilidad a la Universidad”, dijo. Previamente, EI publicó un video en el que exhibía banderas de los países que serían objeto de sus ataques. Entre ellos estaba México. La directiva reconoció que la UANL no deseaba enviarlos para “no tener un problema”, aunque las familias persistieron en su propósito, debido a que ya habían culminado el largo proceso administrativo para el intercambio. Ella insistirá en que abandonen su propósito, antes de que partan en enero próximo. “Les habíamos recomendado que no se fueran. Todavía no parten. Espero volver a hablar con ellos antes de salir de vacaciones para ver qué pasa en Francia, si sigue el problema, porque México ya está señalado ahí, y hacerles hincapié a ellos”, señaló. A otros estudiantes de la misma institución, que están en otros países de Europa, les recomendaron abstenerse de viajar a París por estas vacaciones, por precaución. Después del trágico viernes 13, la UANL se comunicó con sus estudiantes en Francia para verificar que estuvieran fuera de peligro. Algunos tenían apenas un mes de haber llegado y temían perder el semestre si interrumpían sus estancias. Los directivos les externaron que para la universidad la seguridad era primero y que si alteraban sus planes buscarían la manera de ayudarlos para recuperarse tras la demora. “Pero ellos decidieron quedarse y se les dieron recomendaciones necesarias. En la Embajada de México en Francia nos dijeron que siguiéramos medidas de seguridad, que no salieran a eventos masivos, y que salieran menos, concentrándose en sus estudios”, dijo. En el momento de los atentados había un solo estudiante de la UANL en París, quien expresó que se encontraba bien y que deseaba continuar con su plan de estudios. Los directivos de las universidades donde estaban los demás estudiantes distribuidos en Francia le comunicaron a ella que hubo un reforzamiento de la seguridad en las universidades y que proporcionaban apoyo sicológico a los muchachos que lo requirieran, por la ansiedad que pudieron haber generado los ataques. En total, hay 32 alumnos de la UANL en territorio francés. Otro, que está en Bélgica, comunicó que estaba bien y deseoso de continuar sus estudios de postrado. En el año, la UANL ha enviado mil 207 estudiantes de licenciatura y posgrado a diversas escuelas del mundo. Actualmente hay fuera del país 572. En el primer trimestre del 2016 viajarán al extranjero otros 230 alumnos. A todos, la Universidad les indica que antes de viajar se registren en la SRE para que las autoridades estén al pendiente de ellos. “Hasta ahorita, ni los papás ni los alumnos expresan temor. La mayor preocupación es Francia, pero también están en que se quieren ir. Creí que los papás me iban a apoyar para que no se fueran, pero ellos firmaron que se fueran los muchachos”, dijo. La crisis terrorista que existe actualmente en Europa la mueve a pensar en la inseguridad que se vivió en Nuevo León en años recientes, lo que ocasionó que estudiantes de Francia dejaran México por miedo a la delincuencia. Dentro de la UANL no hubo incidentes relacionados con la guerra contra las drogas, sin embargo, muchos estudiantes galos se retiraron, y aun cuando ya pasó el momento más ríspido de la inseguridad, son pocos los que hacen destino en Monterrey, admitió Melchor Rodríguez. “Nuestra postura, igual ha sido la de traernos a nuestros estudiantes, pero como quiera ellos, allá, dicen que no hay peligro, que se queden. Esa es mi postura: si ellos nos palomearon con rojo, nosotros también podemos palomearlos a ellos. Es lo mismo. Lo que queremos es que ellos entiendan que los peligros están en todos lados. Nosotros ahorita estamos amenazados también por estas personas (el Estado Islámico), pero seguimos la vida tranquila”, señaló. Luego comentó que mientras el gobierno de México no lance una alerta para repatriar a estudiantes, la institución tampoco puede actuar para traerlos, pues carecería de argumentos.

Comentarios