Exedil de Aquila vinculado a 'La Tuta” pide asilo político en EU

martes, 8 de diciembre de 2015
MORELIA, Mich. (apro).- El expresidente municipal de Aquila Juan Hernández Ramírez afirmó que tras recibir amenazas de muerte el domingo pasado por residentes de Ostula, pedirá asilo político para él y su familia en Estados Unidos. En conferencia de prensa, señaló que el domingo pasado acudió a la comunidad nahua de Maruata hasta donde llegaron Germán Ramírez El Toro, líder de las autodefensas de Ostula, e intentaron “levantarlo” y le dijeron que si no se iba en dos horas lo matarían. La gente de Maruata se opuso y el edil logró huir a Lázaro Cárdenas donde ayer interpuso una denuncia penal por amenazas contra Germán Ramírez, Santiago Aquino y Héctor Navarrete, comandantes de las autodefensas en esa región. Hernández Ramírez empezó a recibir amenazas de muerte luego de que apareció el año pasado en fotografías acompañado de Servando Gómez La Tuta. El 8 de junio pasado la Procuraduría General de Justicia (PGJ) del estado obtuvo auto de formal prisión contra Hernández Ramírez luego de que se acreditó su probable responsabilidad en los delitos de homicidio calificado en grado de tentativa y encubrimiento. El órgano jurisdiccional consideró suficientes los elementos aportados por el agente del Ministerio Público para resolver el auto de formal prisión por su presunta autoría en los hechos ocurridos los días 16 de diciembre de 2014 y 25 de mayo pasado en los que se atentó contra el comandante del grupo de autodefensas de la comunidad de Ostula, Cemeí Verdía Zepeda. También se dictó auto de formal prisión contra el comandante de los grupos de autodefensa de la localidad Huahua del mismo municipio, José Antíoco Calvillo. Según constancias que obran en el proceso, Antíoco Calvillo informaba de los movimientos que realizaba Verdía Zepeda y el presidente municipal de Aquila le otorgaba recursos económicos procedentes de un grupo delictivo. El 20 de noviembre pasado Hernández Ramírez recobró su libertad, fue absuelto del homicidio que se le imputaba y salió bajo fianza por el delito de amenazas, del cual se le sigue el proceso penal en el Puerto. “No quise que se enteraran de mi libertad justamente por no echarle leña al fuego; pero el domingo acudí a la comunidad de Ostula y de inmediato me llegaron los autodefensas a levantarme. Soy inocente no hice nada en contra de Cemeí Verdía”, se defendió.