Maestros retiran plantón del Monumento; 30% se quedará en el DF

miércoles, 11 de febrero de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- Después del operativo que los expulsó del Ángel de la Independencia, los maestros de la Sección 22 que mantenían el plantón en el Monumento a la Revolución comenzaron a retirarse esta tarde a bordo de decenas de autobuses con destino a Oaxaca. A las 17:00 horas, la Plaza de la Revolución lucía casi vacía, y dirigentes magisteriales indicaron que sólo 30% de los profesores permanecerá en la Ciudad de México. Replegados por 2 mil 700 granaderos capitalinos y 800 federales hacia el Monumento a la Revolución, horas antes los integrantes de la Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación (CNTE) anunciaron que se mantendrán en plantón hasta que las autoridades reabran las mesas de negociación en la Secretaría de Gobernación (Segob). El Gobierno del Distrito Federal, junto con la Segob, comunicó esta tarde que el operativo logró reabrir el Paseo de la Reforma y permitió recuperar el libre tránsito. “Esto apenas inicia, hoy estamos fortalecidos”, aseveró el secretario general de la Sección 22, Rubén Núñez, de regreso de las oficinas de la Segob en Bucareli, al afirmar que la CNTE convocará a una comisión nacional, la cual podría decidir sobre estallar una huelga nacional e instalar un plantón en el Zócalo capitalino. Según fuentes del magisterio, un enlace de la Segob propuso una mesa de diálogo a la dirigencia de los maestros esta tarde, pero los líderes de la sección 22 rechazaron acudir antes de consultar a la asamblea estatal que se llevará a cabo el próximo sábado. Otras demandas En la noche del martes, las comisiones negociadoras de la CNTE y las autoridades federales, así como el gobernador de Oaxaca, Gabino Cué Monteagudo, acordaron que la Federación regularizaría los pagos a los profesores. Desde febrero del año pasado, el pago de los maestros de Oaxaca se realiza a través del Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y Gasto Operativo (FONE). La Sección 22 revisó el acuerdo entre las nueve de la noche y las dos de la mañana en comisión plenaria y decidió que seguiría discutiendo con las autoridades este miércoles mientras éstas consideraban que las negociaciones habían concluido con el acuerdo. Entre los asuntos pendientes se encontraban los temas de la ley educativa de Oaxaca, así como de las 45 escuelas “tomadas” por el Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación (SNTE). Los docentes de Oaxaca también querían abrir un diálogo para exigir la liberación de los profesores Mario Olivera Osorio, Lauro Atilano Grijalva y Leonel Manzano Sosa, así como de los activistas Damián Gallardo Martínez, Sara Altamirano y José Ambrosio Martínez, acusados del secuestro de los hijos del empresario Juan José Álvarez Candiani. Temprano esta mañana, Núñez confirmó en entrevistas radiofónicas que los maestros regresarían a Oaxaca por la noche, pero que saldrían a marchar a las diez de la mañana. Lo anterior provocó la ira de la Cámara de Comercio, Servicio y Turismo en Pequeño de la Ciudad de México, la cual calificó de “injustificada” la manifestación y la permanencia de la CNTE en la Plaza de la República. Incluso, denunció la “baja calidad moral” de los líderes de la sección 22 y aseveró que el plantón de los maestros costó 29 millones de pesos a los negocios durante los “tres días negros para la ciudad” que duró la ocupación. Desalojo Como estaba previsto, la marcha arrancó a las diez de la mañana en la Estela de Luz. Poco más tarde, al enterarse de que la comisión negociadora se encontraba en Gobernación pero que nadie la atendía, los maestros se establecieron en el Ángel de la Independencia. A la una de la tarde, granaderos irrumpieron de las calles aledañas y desalojaron a los maestros, empujándolos hacia el centro, bajo los sobrevuelos constantes de tres helicópteros. “¡Tranquilos!”, se escuchó entre los replegados por los escudos transparentes de los granaderos, “¡No caigan en provocaciones, no nos van a tocar!”. En varios momentos, los profesores se pararon frente a los granaderos con gritos de “¡Fuera Peña!” o cantaron himnos revolucionarios. Aún así, a las 14:30 arribaron a la glorieta del Caballito, donde les esperaban otros granaderos, quienes empujaron a los docentes hacia el monumento, donde centenares de éstos empezaron a hacer sus maletas. 72 horas El pasado 3 de enero, la sección 22 convocó a un “paro masivo” y una “movilización masiva nacional” de 72 horas en el Zócalo de la Ciudad de México para “exigir las respuestas inmediatas a (sus) demandas”. Al llegar al Distrito Federal el lunes 9, los maestros vieron negado su acceso al Zócalo capitalino, por lo que se dirigieron hasta el Monumento a la Revolución. Luego marcharon sobre Reforma, donde instalaron carpas y lonas en el tramo de la céntrica avenida que corre del cruce con Insurgentes hasta la Torre del Caballito. A pesar de varios ultimátum por parte del gobierno de Miguel Ángel Mancera, los maestros mantuvieron su plantón, ya que el subsecretario de Gobernación Luis Miranda Nava prometió a la comisión política de la sección 22 que no habría desalojo mientras continuaban las negociaciones. Pasada la una de la mañana del martes, y ante los avances en las negociaciones, los maestros empezaron a reubicar su plantón en el Monumento a la Revolución. Ayer a mediodía, mientras se reanudaban las negociaciones en la oficina de la Segob, los maestros salieron nuevamente en marcha desde el Monumento a la Revolución hasta el Ángel de la Independencia. Durante el evento, realizaron frecuentes paradas y bloquearon varios tramos de Reforma, hasta terminar de nuevo en el cruce con Bucareli, donde improvisaron un mitin hasta la noche. “No permitiremos la evaluación” Después del repliegue operado por los granaderos este día, Núñez denunció la actitud “represiva” del gobierno federal y del Distrito Federal, reiteró su rechazo a la reforma educativa y advirtió que “no permitiremos la evaluación”. “Piensan que quitándonos de la avenida Reforma desaparece el problema, piensan que aislando nuestro material de sonido nos vamos a callar, piensan que porque no se reinstalan las mesas de negociaciones vamos a olvidar nuestras reivindicaciones”, dijo Francisco Villalobos, secretario de la sección 22 desde un altavoz para enseguida exhortar: “¡Ni madres, compañeros!”. En contraste, GDF y Segob afirmaron que “en todo momento las autoridades privilegiaron el diálogo para llegar a acuerdos que permitieran liberar avenida Reforma”, y añadieron que los profesores debían volver a Oaxaca “al no haber otro motivo para su permanencia en esta capital toda vez que sus demandas fueron atendidas”.  

Comentarios