Exige Fernando Bribiesca que ya no se desprestigie a su familia

lunes, 16 de febrero de 2015
CELAYA, Gto. (apro).- Luego de sostener que los señalamientos por enriquecimiento ilícito y tráfico de influencias en contra de su madre Marta Sahagún y sus hermanos Manuel y Jorge Bribiesca “nunca” han sido comprobados y no han pasado de ser especulaciones y calumnias, Fernando Bribiesca –hoy candidato de la coalición PRI-PVEM-Panal a la alcaldía de Celaya– exigió que se deje en paz a su familia. “Amo profundamente a mi madre. Por el amor de Dios, ¡es mi mamá! Y no acepto que se le ofenda más. Ya basta”, dijo el menor de los hijos de la exprimera dama, e hijastro del expresidente Vicente Fox Quesada, a quienes también deslindó de su carrera política. “Yo soy yo, ellos están en sus actividades en el Centro Fox, la Fundación Vamos México como en sus propios negocios. Tengo el respaldo, como todos, de familia. He recibido llamadas de felicitaciones de que siga adelante, pero hasta ahí”, justificó. Luego aclaró que no se deslinda de su familia, y que en esta declaración quiso decirle a la ciudadanía “que son mentiras, que son calumnias, que no hay pruebas, que se han hecho simples especulaciones. Si hubiera algo ya lo hubieran comprobado”. Bribiesca sostuvo que “había gente” dedicada todos los días a hurgar e investigar con el propósito de hacerle daño a su familia. “Estoy cien por ciento seguro que había gente dedicada a buscar la información, al escrutinio de los datos. No encontraron nada, por una simple y sencilla razón: porque no hay nada”. Fernando Bribiesca fue presentado el jueves por la noche como candidato de la coalición para enfrentar al PAN, que gobierna Celaya desde hace dos décadas, y este lunes convocó a medios para hacer una declaración sobre su familia, la última que dará, advirtió a los reporteros presentes. Luego anunció que pretende hacer una campaña de propuestas y presentar soluciones a los problemas de la ciudad, por lo que no responderá a los ataques y a la guerra sucia que, está seguro, se desencadenará en contra suya y de su familia “por parte de los grupos de interés que están haciendo negocios en Celaya y en el estado”, y a los cuales en su momento señalará, advirtió. Según Bribiesca, desde hace más de una década se ha acusado a su familia, en particular a su madre Marta Sahagún y a sus hermanos Manuel y Jorge, “de estar incursos en situaciones irregulares (sic)”, acusaciones que provienen “de muchos medios y mucha gente que los ha acusado y difamado”. También recordó que en dos legislaturas se integraron comisiones especiales que investigaron datos y diversas denuncias, entre ellas los casos del acceso a influencias por parte de sus hermanos mayores para hacer negocios en ramos como el de vivienda, bajo el amparo de su madre cuando ésta vivió en Los Pinos con el presidente Fox, y el manejo de los fondos de la Fundación Vamos México por parte de Sahagún, así como sus alianzas y apoyos a ciertos empresarios y personajes, como Elba Esther Gordillo, la defenestrada lideresa del SNTE. Sin embargo, según Fernando Bribiesca, “de esas investigaciones nada, absolutamente nada se comprobó ni se presentaron pruebas. Los informes están llenos de frases como: ‘Se presume que’, ‘Sospechamos que’, ‘Creemos que’, ‘Se dice que’. Y el día de hoy, a más de 10 años que comenzaron esas ofensas y esa campaña de desprestigio a mi familia, no hay ninguna investigación judicial abierta, no se ha presentado absolutamente nada de las mentiras que se han dicho y, por supuesto, no hay ninguna sentencia judicial”. Por ello pidió a los medios que no pierdan el tiempo en preguntarle sobre estos asuntos porque no hablará al respecto. “Me duele mucho pues es mi familia; porque es a la familia de un servidor a la que han agredido y denigrado. Son mentiras y patrañas las que han inventado sobre mi madre, la mujer que me trajo al mundo, y sobre mis hermanos, sangre de mi sangre. Mis hermanos son mis hermanos y los quiero muchísimo”, agregó. Fin al “moche” Luego, el candidato se dijo dueño absoluto de sus actos y sus acciones, así como de su actividad política, a la que se ha dedicado porque es su vocación y para la que se ha preparado, dijo, trabajando muy duro y sin nada que esconder. “Estoy entregado al cien por ciento al servicio público porque es mi convicción, fue mi decisión dedicarme a la política y de nadie más. Y lo hago con una profunda pasión, es mi vocación. Tengo todo el derecho como mexicano, como ciudadano preocupado por mi país, dedicar mi vida al servicio público”, justificó. Aunque se preguntó en varias ocasiones a Bribiesca de dónde provienen esos supuestos ataques, éste evadió señalarlos argumentando que todavía no está en campaña, pero afirmó que los irá mencionando una vez que esté en pleno proselitismo, buscando el voto de los celayenses. “Ustedes los conocen, sabemos que por ahí vendrá esa gente; hay enemigos, esto es política. Sabemos que utilizarán el camino fácil de la calumnia, de la guerra sucia… en la campaña iré hablando de los grupos de interés que no quieren que Celaya prospere”. El candidato y todavía diputado plurinominal por Nueva Alianza alcanzó a sugerir que esos intereses son los grupos detrás del poder que controla los negocios en Celaya y en el estado y, en una alusión aparentemente dirigida al diputado federal Luis Alberto Villarreal, del PAN, acusó a esos grupos de convertir al municipio en un botín. “No queremos que esto se convierta en botín de nadie, queremos que las obras que se construyan no lleven el 30% de moche. Queremos que las personas que estén pidiendo moche ya se acaben, que no sigan haciendo esas prácticas”, señalamiento que ya había hecho el jueves en el discurso de su presentación como abanderado de la coalición contra el PAN. Finalmente, Fernando Bribiesca Sahagún advirtió que si el PRI y el PVEM incluyen en las planillas de la coalición para el ayuntamiento a personajes que no tengan “el perfil, las credenciales para sacar a Celaya adelante”, los rechazará sin duda alguna.

Comentarios