Confirma ASF irregularidades en gobiernos de Ebrard y Mancera por Línea 12

miércoles, 18 de febrero de 2015 · 22:52
MÉXICO, D.F. (apro).- La Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó irregularidades en la construcción y certificación de la Línea 12 del Metro durante la administración de Marcelo Ebrard, así como en el proceso de entrega-recepción y mantenimiento en la de Miguel Ángel Mancera. Como parte del Informe del Resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública (IRFSCP) de 2013, determinó que el Gobierno del Distrito Federal incumplió disposiciones legales y normativas para comprobar y revisar que las obras de la Línea Dorada se realizaran correctamente. Existieron, dijo, omisión de trabajos, falta de instalación de equipos, obras inconclusas, certificación sin que concluyeran los trabajos y penalizaciones no cobradas, por lo que pidió a la Contraloría local aplicar las sanciones correspondientes. Las observaciones de la ASF se hicieron públicas a menos de un mes de que se cumpla un año del cierre parcial de la Línea 12 –el próximo 12 de marzo– y dos semanas después de que la Comisión Especial de la Cámara de Diputados para investigar los recursos federales aplicados a la obra emitió su informe en el que señaló a Ebrard Casaubón como responsable de las fallas de la línea. Este miércoles, la ASF realizó cinco observaciones sobre su análisis. En tres de ellas pidió a la Contraloría General del Distrito Federal iniciar procedimientos para sancionar a los servidores públicos responsables. Entre sus principales comentarios, la autoridad federal dijo que la administración de Ebrard Casaubón pagó al consorcio alemán integrado por las firmas DB International GMBH, ILF Beratende Ingenieure A.G., TÜV SÜD Rail, GMBH y Hamburg Consult GMB, la certificación de la obra sin que estuvieran concluidos los trabajos en los sistemas electromecánicos, de energía, señalización y sonido. Por ello, pidió a la Contraloría capitalina iniciar los procedimientos de responsabilidad administrativa “por los actos u omisiones de los servidores públicos que en su gestión realizaron el pago de los servicios” por la certificación. Según el documento, el pago fue por 188 millones 636 mil 281.85 pesos, con IVA incluido. La certificación se emitió y firmó el 30 de octubre del 2012, el mismo día en que Ebrard, Mancera y hasta el entonces presidente Felipe Calderón inauguraron la llamada Línea Dorada. En esta auditoría, la AFS revisó los contratos de cuatro obras y cinco servicios vigentes durante el 2013, ya en la actual administración. Otra irregularidad detectada refiere que el consorcio constructor integrado por ICA-Alstom y Carso no concluyó las obras de suministro e instalación de 71 equipos de ventilación menor y 19 equipos de aguas freáticas del Sistema de Instalaciones Mecánicas. Tampoco dio mantenimiento al mando centralizado ni cumplió al 100% con el de la vía y los talleres de la terminal en Tláhuac. Por estas observaciones, la Auditoría pidió a la Contraloría del DF iniciar un procedimiento de responsabilidad administrativa sancionatoria contra los servidores públicos que, en su momento, no exigieron al consorcio el cumplimiento de estas obras. Una tercera irregularidad encontrada fue no se exigió al director responsable de obra ni a los corresponsables del diseño urbano y arquitectónico en seguridad estructural y en instalaciones la firma de los planos As-Built de la obra electromecánica, omisión por la que la ASF también pidió sancionar a los responsables. Respecto a los recursos financieros invertidos en la obra, la ASF aseguró que se aplicaron al consorcio deductivas al contrato y penalizaciones por un monto de mil 879 millones 205 mil pesos; sin embargo, no fueron resarcidos a pesar de haber una notificación de septiembre de 2014. También se detectó que no se construyó la pasarela en el acceso poniente de la estación terminal Mixcoac considerada en el proyecto ejecutivo autorizado. Observaciones en 2013 y 2014 En su informe de la revisión de la Cuenta Pública 2013, la Auditoría Superior de la Federación determinó que en el contrato de obra pública que el GDF firmó con el consorcio constructor, la dirección de Diseño de Instalaciones Electromecánicas y la Jefatura de la Unidad Departamental de Diseño de Vía hizo “caso omiso de la información sobre las fallas y presencia de desgaste prematuro de rieles en curvas de radios menores a 380 metros y grapas nabla”. Agregó que desde septiembre y noviembre de 2009, el consorcio advirtió al Proyecto Metro del DF –entonces a cargo de Enrique Horcasitas– sobre diversas fallas en la obra y le solicitó en varias ocasiones revisar las características químicas, físicas y geométricas de la rueda de los trenes así como la revisión de cambio en los trenes y la distancia entre ejes de un mismo boogie de 2.3 a 2.5 metros. Más: la ASF determinó que el GDF formalizó el acta de entrega-recepción de los trabajos el 26 de marzo del 2013 –ya con Joel Ortega como director del Sistema de Transporte Colectivo Metro--, 49 días después, más del doble de los 20 que marca la normatividad. No obstante, aclaró que la Secretaría de Obras y Servicios del DF envío documentación con la que la observación quedó subsanada.