Mancera, "en la misma línea política que Peña": Ebrard

miércoles, 18 de febrero de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- La línea ideológica entre los gobiernos de Miguel Ángel Mancera y Enrique Peña Nieto “es muy parecida y consistente”, asegura Marcelo Ebrard Casaubón. “No se debe confundir la coordinación con la asociación. Hay una línea divisoria. Nadie está diciendo que no te coordines con las instituciones federales, tienes que hacerlo. Pero que no haya ningún elemento de diferenciación, yo creo que si tu haces una encuesta nacional para diferenciar al gobierno de la ciudad con el gobierno federal no lo hay. ¿Cuál sería? La línea política ideológica es muy parecida, la encuentro consistente entre ambas”, explica. En la segunda parte de la entrevista con Apro, el exjefe de Gobierno capitalino llega a esa conclusión y critica las declaraciones públicas de su sucesor, en el sentido de que él no pertenece al PRD ni tiene injerencia en sus decisiones: “Bueno, por favor, si (Héctor) Serrano –quien repitió el cargo como secretario de Gobierno del DF– y su grupo tienen quién sabe cuántos candidatos ahora. Habrá que ver la lista del DF que es el fin de semana. Es una línea común”. Y va más a fondo: “Esto de decirle a la gente ‘no tengo militancia’ es una falta de honestidad política. Aunque sea un ciudadano, no quiere decir que no tengas convicciones, quiere decir que no le debes lealtad a ningún partido, pero convicciones sí debes tener. Pero cuando tú tienes una participación tan importante en un partido, deberías decirlo. Yo los veo en la misma línea política, no veo diferencias entre ellos”. Ebrard Casaubón insiste en su acusación de que hubo “una embestida” en su contra por parte del PRI, la Presidencia de la República y hasta del gobierno de Mancera Espinosa para no acceder a la candidatura a una diputación plurinominal en el Congreso de la Unión en representación del DF. Recuerda las declaraciones de Petra Santos, integrante del Comité Ejecutivo Nacional del PRD, en el sentido de que la semana pasada el presidente del partido, Carlos Navarrete, le comentó que Marcelo Ebrard debía hablar con Miguel Ángel Mancera para acceder a una candidatura. “Está lo que dijo el presidente del partido a una compañera que es parte del Comité Nacional; le dijo ‘ustedes negocien con Mancera, si no negocian con él, no van a ser diputado’. Ese fue el mensaje”, cuenta. –¿Dónde coloca a Mancera en este escenario? –A juzgar por lo que le dijo a la compañera que nos representa, lo veo jugando en la misma línea. Es una pieza clave: cercanía del gobierno federal, cero diferenciación. Es la misma lógica política. Marcelo Ebrard asegura que Miguel Ángel Mancera tiene una relación estrecha con la corriente Nueva Izquierda de Los Chuchos, encabezada por Jesús Ortega y Jesús Zambrano. “Me parece que Mancera y Los Chuchos se convierten en un binomio político y estratégico ahora, por lo que se ve”. Tan es así, detalla, que Zambrano quedó entre los primeros de la lista de candidatos a diputado plurinominal por el DF. Votantes del DF migrarán a Morena Para Marcelo Ebrard, la renuncia de Cuauhtémoc Cárdenas al PRD –el pasado 25 de noviembre– tuvo un gran impacto, sobre todo entre los simpatizantes en la Ciudad de México, tanto que pronostica una caída “muy acelerada” en la preferencia y una migración hacia el partido Morena que se vería reflejada en las elecciones del próximo 7 de junio. –¿Eso explica el crecimiento de Morena? –Claro, aquí la pregunta es la velocidad del fenómeno porque Morena tiene varias desventajas: no tiene televisión o muy poca, cobertura noticiosa tiene pero no tanto como el PRD, en virtud de que es un partido nuevo. “Veo una migración del voto de izquierda hacia Morena irrefrenable por muy diversos motivos, pero primordialmente porque ha habido una línea coherente de oposición al gobierno que es lo que la base perredista quiere”, asegura. Según su análisis, esa migración será más evidente donde el PRD tiene más presencia: la Ciudad de México. Calcula que en delegaciones como Iztapalapa, Cuauhtémoc, Azcapotzalco, Gustavo A. Madero, Xochimilco y Tlalpan es donde los votantes preferirán a los candidatos de Morena. “La batalla en el DF se va a sintetizar, en buena medida, en Iztapalapa con 1.8 millones de habitantes, y la Cuauhtémoc que es la sede de los poderes de la Unión. O sea, (Enrique) Peña le tendría que pedir permiso a Andrés (Manuel López Obrador) para usar el Zócalo técnicamente hablando porque la autoridad no es el jefe de Gobierno, es el delegado. (Ricardo) Monreal –aspirante a jefe delegacional en esa demarcación– estaría ahí con sus llaves diciendo ‘no puedes hacer tu desfile’”, prevé Ebrard Casaubón. Y, de plano, vaticina: “Si Morena le saca el 1% al PRD, el PRD está prácticamente en vías de marginalización acelerada”.