Formal prisión a directivos de Liverpool que ocultaron homicidio de una empleada

lunes, 2 de febrero de 2015
MÉXICO, D.F., (apro).- El juzgado 19º Penal, con sede en el Reclusorio Preventivo Oriente, dictó auto de formal prisión contra tres de los directivos de Liverpool Plaza Perisur, que ocultaron evidencias y pretendieron disfrazar como suicidio el crimen de Angélica Trinidad Romero Severiano, una trabajadora de limpieza, cuyo cuerpo fue encontrado sin vida en los baños de la tienda departamental el 16 de noviembre del año pasado. Los tres directivos acusados del delito de encubrimiento por favorecimiento que enfrentarán el proceso en libertad son: Jorge Álvarez Montaño, apoderado legal de Liverpool, Gustavo Humberto Godínez Cardoso, director y Alejandra Olga Reyes Santos gerente de la tienda. La Subprocuraduría de Procesos de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) que dictó auto de plazo constitucional, bajo la causa penal 413/2014, recordó en un comunicado que los sujetos procesados, si bien no participaron en el feminicidio de Romero Severiano, ocultaron indicios y su cadáver en un cuarto donde se guardan artículos de limpieza sin hacerlo del conocimiento del Ministerio Público. Cuando se realizó la inspección ministerial en el lugar de los hechos, todo estaba limpio y no se halló indicio alguno relacionado con el feminicidio, además de que el cadáver de la empleada, ya había sido bañado, maquillado y embalsamado por personal de la funeraria pagada por la tienda departamental. El juez consideró que los indiciados actuaron dolosamente para ocultar el asesinato; además, informaron a la familia que había muerto por infarto al miocardio y no por asfixia ocasionada por estrangulamiento, como se confirmó una vez hecha la necropsia de ley. Además de los tres directivos, Mariano Espinosa Morales, el médico que falseó el certificado recibió el auto de formal prisión el pasado 25 de enero, también por el delito de encubrimiento por favorecimiento. Sin embargo, como en el caso de los directivos de la tienda, los cargos de los que se le acusa no son graves, por lo que puede llevar su proceso penal en libertad. El autor material del feminicidio, Marco Antonio Ochoa Almazán, quien fuera pareja sentimental de Angélica Trinidad, está sujeto a proceso penal por su presunta responsabilidad en el asesinato de Angélica y podría enfrentar una condena de 60 años de prisión, pena que se tipificaría como feminicidio, si se confirma la relación sentimental con la víctima. La noche del pasado 15 de noviembre, Angélica Trinidad Romero Severiano discutió con Marco Antonio Ochoa Almazán, su pareja sentimental. Los reportes policiacos indicaron que, bajo los efectos del alcohol, el hombre la golpeó y la estranguló hasta quitarle la vida. El cadáver de la mujer de 24 años y madre de una niña de dos años fue encontrado la madrugada del 16 de noviembre en el cuarto de limpieza de la tienda. Sin embargo, en vez de llamar al Ministerio Público para reportar el hallazgo, la gerente y el abogado llamaron al médico Espinosa Morales, quien expidió el certificado de defunción y escribió que esta fue a causa de un infarto al miocardio. Aquella acción facilitó que empleados de la funeraria Grisi llegaran al lugar para inhumar el cadáver. Las autoridades de la tienda dieron la orden de que el cuerpo fuera incinerado. Pero, ante la premura de los hechos, los familiares de la mujer exigieron ver el cadáver y se dieron cuenta que tenía golpes en la cara y el cuello; entonces pidieron la intervención de la policía. Un mes después, la Procuraduría General de Justicia del DF ordenó la ampliación de la necropsia, misma que reveló la verdadera causa de la muerte de Angélica Trinidad: Asfixia por estrangulamiento.