Becario mixteco obtiene maestría en historia en la UNAM

lunes, 23 de febrero de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- Durante 51 minutos, mientras Yair Gerardo Hernández Vidal, becario mixteco, explicaba su tesis de maestría sobre el cacicazgo mixteco en el siglo XVI y el régimen sucesorio, sentadas en segunda fila su madre y su tía humedecían y tejían un sombrero de palma campechana. El tejido artesanal cobraba vida mientras el becario de posgrado de la Facultad de Filosofía y Letras desmenuzaba su tesis de cinco capítulos sobre la Mixteca, misma que le valió la mención honorífica. “En el nivel superior hice un análisis jurídico acerca de la cesión del cacicazgo en un aspecto muy local; ya en el posgrado ofrecí un panorama más regional, pero bajo el mismo esquema de la legislación. “En concreto, busqué entender cómo se originaron los problemas agrarios en esa zona (que comparten los estados de Puebla, Guerrero y Oaxaca) y sobre qué bases jurídicas se determinó el derecho en esta primera etapa que fundamentó la propiedad en el siglo XIX y que permanece hasta nuestros días”, explicó. Entre los resultados de su investigación, destacó que tanto en la época colonial como en la actual, la costumbre indígena sigue subordinada a una cláusula que no permite su aplicación, es decir, continúa con un papel secundario en la legislación. Esta última dictaba, en la Colonia, que “mientras no afecte a Dios ni al Rey, pueden seguir con sus costumbres”, en nuestros días se lee: “siempre y cuando se sujeten a la Constitución y garanticen los derechos humanos”, detalló. El derecho castellano, dijo, desplazó a la costumbre indígena, pues las sentencias de la Real Audiencia, como máximo tribunal de la Corona española en el Virreinato de la Nueva España, afectaron la estructura indígena, incluida la mixteca. Hernández Vidal salió de su comunidad cuando tenía 15 años. Su comunidad, dijo, está en una zona desértica con pocas posibilidades de agricultura, las personas se dedican al tejido de palma y al pastoreo; no hay variedad de alternativas para la subsistencia y muchos deciden estudiar para generar otro medio económico. Desde que llegó al Distrito Federal se ha mantenido con becas, lo cual, abundó, “es una buena opción para estudiar”. Concluida la maestría, su siguiente paso –adelantó– será realizar un nuevo trabajo de posgrado en Lingüística, para realizar el análisis de los documentos que se han escrito en mixteco y que aún permanecen intactos. Su tesis de licenciatura, titulada El cacicazgo Nútuvitu. El toñiñe de Acaquizapan, fue reconocida y editada por la Secretaría de las Culturas y Artes de Oaxaca (Seculta), en la Colección “Diálogos y de las antiguas raíces”. En 2013, para dar continuidad a ese trabajo publicó un artículo sobre el conflicto agrario decimonónico mixteco, en coautoría con Margarita Menegus, quien fungió como su directora de tesis de maestría. El integrante del Sistema de Becas para Estudiantes Indígenas (SBEI) se convirtió en el quinto becario del Programa Universitario de Estudios de la Diversidad Cultural y la Interculturalidad (PUIC) que ha alcanzado la titulación en posgrado. En 2008 fueron José Eduviges Pool Ojeda, con la maestría en Artes Visuales, y Elena Ríos Mónica, en Historia del Arte. En 2014, Iginio Silva Cruz se graduó como maestro en Estudios Mesoamericanos, y en el presente año Efrén Govea Manzo, lo hizo en Urbanismo.

Comentarios