Exigen investigar a agentes cómplices de "El Papacho"

jueves, 26 de febrero de 2015
CHIHUAHUA, Chih. (apro).- Mexicanos en Exilio, organización integrada por habitantes del Valle de Juárez que han solicitado refugio en Estados Unidos, exigieron a las autoridades mexicanas que investiguen a los agentes que fueron señalados como cómplices del lugarteniente del Cártel de Sinaloa, Mauricio Luna Aguilar, El Papacho, detenido el pasado miércoles 18. En rueda de prensa en El Paso, Texas, siete integrantes de familias exiliadas relataron las historias de terror que las obligaron a dejar su patrimonio y huir para salvar su vida. Durante años, esas familias fueron testigos de la impunidad frente los secuestros, homicidios, amenazas, extorsiones y robos, entre otros delitos de alto impacto. Alfredo Holguín, líder de la asociación, señaló que de 2008 a la fecha una célula del grupo delictivo ha hecho mucho daño en la región. "(...) hicieron tanta atrocidad con los moradores, pero la policía no ha actuado. El Estado está detrás de los crímenes porque les permite actuar en el Valle y en todo México. Los criminales fueron atrapados, les pedimos que no los suelten", enfatizó. Jorge Reyes, hijo de Magdalena Reyes Salazar, a quien "levantaron" junto con su hermano Elías y la esposa de éste, Luisa Ornelas, precisó que si no hubieran dejado libre a El Papacho, en 2011, cuando fue detenido por primera vez, se hubieran evitado muchas muertes y desapariciones. Hace cuatro años desaparecieron a sus familiares y días después los localizaron muertos. De acuerdo con Jorge, su abuela Sara Salazar identificó en diversas ocasiones a Luna Aguilar como el responsable de esas desapariciones, porque era el único que no iba encapuchado. Incluso hicieron un retrato hablado, pero eso no fue suficiente. Y cuestiona: “¿Cómo es posible que gobierno mexicano no haya investigado los crímenes?”. Además de las tres víctimas de la familia Reyes, el crimen organizado ha cobrado otras cuatro vidas en el Valle de Juárez y todos los casos permanecen impunes. Según el Ministerio Público, El Papacho declaró que pagaba a agentes policiacos para mantener el control de la zona. Al respecto, Jorge Reyes sostuvo que el exjefe del grupo delictivo, Gabino Salas, quien también fue asesinado, pagó 70 mil pesos a las autoridades para que dejaran libre a El Papacho hace cuatro años. Y los hijos de este criminal, dijo, son cómplices en las desapariciones porque trabajaban con él, pero huyeron a El Paso, Texas, debido a las órdenes de aprehensión que hay contra ellos. Detalló que Alan y Mauricio Luna Ayala están plenamente identificados por las víctimas y temen que los dos criminales se encuentren cerca de ellos. Desde 2013, Israel Estrella Chávez huyó con sus familiares y se sumó a la exigencia de castigo a los criminales. Una noche de octubre de ese año, dijo, fue secuestrado junto con su hermano por militares y agentes ministeriales. Recordó que los llevaron a unas tapias y los amenazaron con armas cuerno de chivo y hasta ahora no sabe porqué lo dejaron vivo. "En 2013 la situación de violencia en Guadalupe nos obligó a irnos con los familiares (...) desgraciadamente perdí a un hermano", lamentó. El secuestro ocurrió entre Barrales y Reforma, dentro del Valle de Juárez. Luego de su liberación pidieron ayuda a las autoridades, sin resultados. "No le deseo esto a nadie. Es un show lidiar con el MP y con las autoridades", apuntó. El exdirector de Gestión Social en el ayuntamiento de Guadalupe Distrito Bravos y líder municipal del PRI, Gerardo Gáme Hinojosa, también abandonó su pueblo después de que el 3 de octubre del año pasado un grupo de criminales, entre ellos El Papacho, llegó a su casa y le exigió que se fuera o de lo contrario lo matarían. La advertencia se la hicieron frente a su esposa, con siete meses de embarazo. Gámez Hinojosa permaneció un tiempo en el centro de detención para migrantes, de donde salió libre, y ahora se encuentra en proceso de asilo. El exfuncionario lamentó que su patrimonio quedara abandonado, y subrayó que el Valle de Juárez, donde conviven con la gente y no saben quién es quién en realidad, se convirtió en un infierno. Confesó que dudó en dar la cara, pero decidió hacerlo porque si no le otorgan el asilo, su regreso al Valle de Juárez "sería una sentencia de muerte". El pasado miércoles 18, la Fiscalía General de la Zona Norte presentó a El Papacho en calidad de detenido por su presunta responsabilidad en por lo menos 20 homicidios en el Valle de Juárez. Junto con él fueron detenidos otros integrantes del grupo delictivo encabezado por aquel: Isidro Soto Aguilar, El Pantera; Juan Carlos Nuria Gómez, El Parral; Karina Carrillo Griego; Jonathan Arturo Torres Rodríguez, El Jhon; Antonio Carrillo Griego, El Toño o El Tío, y Juan Cuéllar Cereceres Quintanilla. La autoridad informó del homicidio de otros integrantes y líderes del cártel de Sinaloa en la región: Leonardo Rubén Morales Rodríguez El Toga --arrestado en 2012 y liberado meses después-- y Jesús Manuel Morales Rodríguez El Meño.

Comentarios