Recula la CNDH y ofrece apoyo a exempleada enferma de cáncer

viernes, 6 de febrero de 2015
MÉXICO, D.F. (apro-cimac).- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) ofreció hoy realizar las gestiones necesarias con las instituciones médicas correspondientes para que su exempleada Paloma Ruiz Rodríguez pueda concluir el tratamiento médico contra el cáncer que padece y recibir la percepción laboral que le corresponde. En un comunicado difundido la tarde de este viernes, el organismo que preside Luis Raúl González Pérez informó también que se levantó un acta administrativa y se dio aviso al Órgano Interno de Control para que se hagan las investigaciones y deslindes correspondientes. “Para la CNDH, que no quepa duda, la atención y el respeto a los derechos humanos no sólo es una prioridad, sino su razón de ser, pero no puede pedírsele que vaya más allá de los límites que la ley establece", reportó. Ayer, las agencias apro-cimac publicaron la denuncia hecha por la exinvestigadora que laboró hasta diciembre del año pasado en la Primera Visitaduría. En la nota titulada “La CNDH abandonó a su suerte a extrabajadora enferma de cáncer”, se menciona que a Paloma le diagnosticaron tres tipos de cáncer -- de endometrio (matriz), de mama y de páncreas—y que el organismo no sólo se desentendió de su tratamiento, sino que ya no le renovó el contrato laboral. Pese a su incapacidad laboral, la investigadora acudió en reiteradas ocasiones a la Comisión para realizar algunas tareas a fin de que la CNDH le renovara su contrato laboral con vigencia hasta el 31 de diciembre de 2014. No obstante, en noviembre pasado, Alfonso Sáenz Michel, director general adjunta de Recursos Humanos de la CNDH, notificó a Paloma Ruiz que “habría cambios” en el personal, por lo que no se le renovaría su contrato y que de estar inconforme debía dirigirse a Luis Raúl González Pérez, titular de la Comisión. A pesar de su delicado estado de salud, la trabajadora acudió 20 veces a la oficina de González Pérez y envió oficios (de los cuales dijo tener copia) para que se reuniera con ella y supiera de su situación, pero nunca obtuvo respuesta. Debido a que Paloma debía continuar con las últimas sesiones de quimioterapias optó por ir a pagar por su cuenta a la aseguradora. Pero al querer hacer el pago, se le notificó que la CNDH –sin explicación previa alguna– omitió su nombre de la Carta de Cobertura, documento que debe expedir cada año la Comisión para informar a la empresa de su personal en nómina, pero también de quienes ya no estarán laborando a fin de que puedan contratar sus servicios de manera independiente. Ante tal situación, la aseguradora no pudo realizar el trámite de renovación de póliza y por tanto Ruiz Rodríguez se quedó sin seguro médico desde el pasado 1 de enero. En su comunicado, la CNDH expone que en cuanto “tuvo conocimiento del caso, se abocó a explorar de qué manera se le seguiría apoyando (a Paloma Ruiz), particularmente con el tratamiento médico”. Sin embargo –acota la Comisión–, en el proceso “se detectaron irregularidades en la contratación de la póliza del seguro médico, que imposibilitan su extensión y podrían derivar en responsabilidades”. Por dicha razón, explica, presentó un acta administrativa y avisó al Órgano Interno de Control para que se hagan las investigaciones y deslindes correspondientes, aunque la instancia no aclaró contra quién se inició el proceso.

Comentarios