"Tenemos presidente", consigna ensayada en Colima para "cobijar" a Peña

viernes, 6 de febrero de 2015
TECOMÁN, Col. (apro).- “¡Tenemos presidente! ¡Tenemos presidente!”, coreaba una multitud de beneficiarios de la Cruzada Nacional contra el Hambre, levantando y agitando el brazo derecho, mientras el mandatario Enrique Peña Nieto, complacido, daba las gracias. Pero esa consigna —que se escuchó en diversos momentos del acto encabezado hoy por el presidente en la Unidad Deportiva Norte esta ciudad— no tuvo un origen espontáneo, pues desde una hora antes de la llegada de Peña y su comitiva, el maestro de ceremonias dio instrucciones a los asistentes sobre la forma como debían recibir al priista mexiquense e incluso dirigió una serie de “ensayos” con esa finalidad. Y así, mientras en los ámbitos nacional e internacional su gobierno enfrenta una crisis de credibilidad derivada de los escándalos de corrupción e impunidad en materia de derechos humanos, Peña Nieto encontró en este lugar un escenario a modo para tratar de recomponer su imagen, con un ambiente similar a los tiempos de su campaña político-electoral. Desde su llegada a la sede del acto, entre gritos de mujeres, el presidente tardó más de media hora en recorrer una valla colocada en medio del público, repartiendo sonrisas, saludos, abrazos y besos, recibiendo papeles con peticiones, posando para fotografías y tomándose selfies, mientras la gente se arremolinaba para saludarlo o para tratar de decirle algo. Cuando llegó al templete, traía empapada la camisa de manga larga color guinda, y continuamente se pasaba por la frente un pañuelo blanco. “Aquí está el sudor, que no es más que la muestra del calor humano que hoy se ha expresado en las mujeres y hombres de Tecomán y de Colima”, dijo al iniciar su discurso. Entre aplausos prolongados, agradeció a los beneficiarios de los programas sociales “por apoyar, respaldar y cobijar el día de hoy al presidente de la República; por mostrarle calidez, porque estos momentos son los que siempre se lleva uno en el corazón, cuando se tiene la alta responsabilidad de gobernar a un país, sin duda espacios como este de entrega, de respaldo y de apoyo son los que marcan a uno, y son sin duda lo que alienta y motiva a uno que tiene la responsabilidad para dar lo mejor de sí”. En su discurso previo, el gobernador Mario Anguiano Moreno había resaltado que el estado de Colima otorgó a Peña Nieto la calificación más alta en el país, de acuerdo con la reciente encuesta de Covarrubias y Asociados. “Aquí, señor presidente, lo apreciamos de verdad”, le dijo. Aunque el acto tuvo una asistencia aproximada de cinco mil personas, que fueron citadas desde tres horas y media antes, una parte del público empezó a retirarse del lugar cuando el presidente no había iniciado su discurso, por lo que desde el principio Peña anunció que su intervención sería breve y, en efecto, ésta no duró más de 15 minutos. En respuesta a la petición de una beneficiaria que lo había precedido en el uso del micrófono, Peña Nieto anunció que a pesar del recorte en el gasto del gobierno, se privilegiará “que quienes más lo necesitan sigan teniendo los beneficios y apoyos que están inscritos en la política social del gobierno de la República”. Luego expuso que con sentido de responsabilidad su administración está adoptando medidas para asegurar que el país mantenga su estabilidad económica, lo que “nos ha llevado a hacer ajustes y un recorte en varios programas y acciones del gobierno, pues queremos que nuestro país siga gozando de gran estabilidad macroeconómica y sea el espacio idóneo para seguir impulsando crecimiento y desarrollo para las familias mexicanas”. La Cruzada Nacional contra el Hambre, recordó Peña, tiene por propósito reconocer que en el país, “no obstante la gran riqueza que tenemos, hay millones de mexicanos que padecen hambre, y que para ello era fundamental emprender acciones específicas para acercar el apoyo básico que le permita a la población, a partir de garantizarle su alimentación diaria, el poder construir caminos de desarrollo personal para cada mexicano”. El alcance de todas las acciones de esta cruzada, indicó, “nos permite identificar que de los más de 7 millones de mexicanos que tenían carencia alimentaria hace dos años, 4.2 millones hoy ya tienen acceso a la alimentación cotidiana”. Según Rosario Robles, titular de la Sedesol, el mes de la Cruzada Nacional contra el Hambre va a implicar la realización de más de dos mil 500 eventos a lo largo del país, en los que estarán involucrados todos los niveles gubernamentales y serán movilizadas más de dos millones de personas, sobre todo mujeres. El gobernador Mario Anguiano destacó que la cruzada es una muestra real de lo que pueden y deben lograr los gobiernos en estrecha colaboración interinstitucional, con la firme voluntad de establecer las bases de un desarrollo próspero para todos, donde nadie quede excluido de los beneficios del progreso y de la transformación que vive México. En su intervención, Martha Martínez Hernández, beneficiaria de la Cruzada contra el Hambre, dijo a Peña Nieto: “Sepa usted que en esta responsabilidad no está solo, cuenta con nuestro respaldo incondicional, de todos los colimenses, porque sabemos que desde el lugar en donde usted está, va a hacer mucho por nuestra patria”.