Ejecutan a otros dos en la Tarahumara; hallan tres osamentas

domingo, 15 de marzo de 2015
CHIHUAHUA, Chih. (proceso.com.mx).- En la Sierra Tarahumara localizaron hoy tres osamentas en el municipio de Urique y ayer sábado ejecutaron a dos hombres frente a su familia en el municipio de Guadalupe y Calvo, cuando estos últimos recolectaban leña junto a varios niños. En el caso de Guadalupe y Calvo, un grupo de hombres armados llegó a donde se encontraban dos hombres recolectando leña con sus hijos en una brecha de la Mesa del Caballo en el seccional de San Julián del municipio de Guadalupe y Calvo, exigió a los niños que se movilizaran y mataron a los dos hombres, al menos uno era su papá. Las víctimas fueron identificadas como Álvaro Crescencio Moreno Chávez, de 40 años, a quien le dispararon en varias ocasiones en la cabeza y Alejandro Nevárez Lazcano, de 48, recibió balazos en tórax y brazos. Los delincuentes se llevaron el vehículo en el que viajaban las familias. El hecho fue atendido por la Fiscalía Zona Sur, apoyada por elementos militares. Arturo Sandoval Figón, portavoz de la Fiscalía General del Estado, confirmó las dos ejecuciones mientras que fuentes castrenses detallaron que las dos víctimas se encontraban con los niños y por lo menos uno es padre de éstos. En Uruachi, Sandoval dio a conocer que lugareños que pasaban por La Cieneguita, una brecha que conduce a los poblados de Cerocahui y Badagomachi, localizaron tres restos óseos que corresponden a cráneos de tres personas. A un lado había vestimenta y una credencial de elector a nombre de Jesús Arredondo López. Todas las evidencias con los cráneos fueron trasladados al Servicio Médico Forense (Semefo) de la Fiscalía Zona Occidente con cabecera en ciudad Cuauhtémoc, para realizar las investigaciones y determinar el género de cada una, el tiempo y la causa de muerte, así como la relación con las prendas localizadas. Arturo Sandoval explicó que no pueden dar por hecho que uno de los restos óseos corresponda a Jesús Arredondo, porque aún no inician la investigación El portavoz dio a conocer que los antropólogos de la Fiscalía refieren que esas personas tienen años de muertas, pero requieren realizar el trabajo científico para dar mayor información. De acuerdo con archivos periodísticos, Jesús Arredondo López se fugó con otros 10 reos de la cárcel de Chínipas, municipio localizado también en la Sierra Tarahumara, el 27 de diciembre de 1999. Los internos se fugaron por la puerta principal después de golpear al alcaide, estaban consignados por homicidio, robo, por asalto, lesiones o por violación. Jesús Arredondo estaba acusado de homicidio y era originario de  Baragómachi (cerca de donde localizaron los cráneos), del municipio de Urique, de acuerdo con el registro hemerográfico y el resto también eran de municipios serranos.  

Comentarios