Arriban a Acapulco más de 200 elementos de la división de Gendarmería

jueves, 19 de marzo de 2015
México, D.F., (apro).- Más de 200 elementos de la División de Gendarmería de la Policía Federal fueron enviados al puerto de Acapulco, Guerrero, supuestamente para reforzar la seguridad de turistas y asistentes a la Convención Nacional Bancaria y al Tianguis Turístico 2015. En un comunicado, la Comisión Nacional de Seguridad (CNS) dio a conocer que el despliegue de fuerzas policiacas adscritas a la División de Gendarmería se efectuó la madrugada de ayer. Los gendarmes, apuntó, se suman al contingente de elementos de otras Divisiones ya ubicadas en la entidad para garantizar el orden y desarrollo de los diversos eventos que atraen a una gran cantidad de turistas. Entre esos eventos la CNS destacó la Convención Nacional Bancaria, hoy y mañana, y el Tianguis Turístico 2015, que se efectuará del 23 al 26 de este mes, además del inicio del periodo vacacional de semana santa, del 30 de marzo al 19 de abril. A su arribo, el personal de la corporación, a bordo de carros radio patrulla, camionetas pick up, autobuses y vehículos equipados con tecnología, entre otros, recorrió el Boulevard de las Naciones, la Escénica y la Costera, hasta llegar a los distintos puntos de resguardo. Después de las múltiples manifestaciones de protesta que se han registrado tras la desaparición de 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural “Raúl isidro Burgos” de Ayotzinapa, el pasado 26 de septiembre, esta es la tercera ocasión en que el gobierno federal envía tropas al puerto de Guerrero. La primera fue en diciembre pasado, luego de que el titular de la Secretaría de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, participó en la firma del Convenio de Implementación del Mando Único y anunció el despliegue de gendarmes en el puerto para mantenerlo como polo de desarrollo. En esa ocasión el funcionario federal dijo que se reforzarían las acciones para hacer frente a los crímenes que tanto lastiman a la sociedad y que se protegería el libre tránsito en las vías de comunicación. “Y lo hacemos para que a la brevedad los habitantes de Tierra Caliente gocen de las condiciones necesarias para poder llevar su vida cotidiana sin violencia”, apuntó. La presencia de fuerzas federales se canalizó a demarcaciones de alta criminalidad en la zona para reforzar las acciones contra los delitos de alto impacto. En enero pasado llegaron nuevos agentes, después de que el exprocurador Jesús Murillo Karam dio a conocer su “verdad histórica” sobre la desaparición de los normalistas: “Fueron secuestrados por policías de Iguala que los entregan al grupo delincuencial Guerreros Unidos, quienes los matan, los incineran, los trituran y finalmente, dentro de bolsas negras, arrojan sus cenizas al Río San Juan”. Inconformes con la falta de claridad y congruencia en las versiones emitidas por la Procuraduría General de la República, una buena parte de la población se apoderó entonces de la autopista del Sol México-Cuernavaca.