Febrero cierra con 137 secuestros; 16% menos que en enero

jueves, 19 de marzo de 2015
México, D.F., (apro).- En febrero pasado se registraron 137 secuestros, 16% menos de los que se contabilizaron un mes antes, cuando 163 personas fueron privadas de la libertad. Así lo informó la organización Alto al Secuestro, cuya presidenta, Isabel Miranda de Wallace, precisó que pese a esa disminución, "no es menos cierto que continuamos con cifras sumamente altas en la zona centro del país, donde urge desarticular todas las bandas criminales". En conferencia de prensa, Miranda detalló que cinco entidades presentan el mayor número de actos ilícitos de ese tipo: Estado de México, con 30; Tamaulipas, 25; Guerrero, 20; Veracruz, 13, y el Distrito Federal, con nueve plagios. En el segundo mes del año, añadió, la Policía Federal atendió 19 secuestros, "aunque no hay certeza si se elevaron a averiguación previa", mientras que la Procuraduría General de la República atendió a 25.14% de las víctimas. Precisó que del 1 de diciembre de 2012 al 28 de febrero de 2015 se denunciaron 5 mil 444 secuestros a nivel nacional, por lo que es urgente reforzar las acciones para combatir ese delito que afecta a los habitantes del país. La presidenta de Alto al Secuestro mencionó que las acciones ilícitas contra la libertad de las personas cometidas en México, Tamaulipas, Guerrero, Morelos, Distrito Federal, Veracruz y Michoacán suman 73.38% del total nacional. Y afirmó que los municipios del Estado de México con mayor incidencia de plagios son Ecatepec, Nezahualcóyotl, Chalco, Cuautitlán y Chimalhuacán. En la capital mexicana, agregó, el mayor número de secuestros se ha registrado en las delegaciones Iztapalapa, Gustavo A. Madero, Tlalpan, Álvaro Obregón y Cuauhtémoc. Subrayó que en febrero no se denunciaron retenciones ilegales en Aguascalientes, Colima, Nuevo León, Sonora, Baja California Sur, Durango, Querétaro, Tlaxcala, Chiapas, Nayarit, Quintana Roo y Yucatán. Miranda de Wallace exhortó a las autoridades de los tres órdenes de gobierno a reforzar acciones para desarticular a las bandas dedicadas al secuestro, delito que –dijo– afecta a una parte de la población sin importar que sean hombres o mujeres ni su estrato social.