"No autoricé la Operación Rápido y Furioso", afirma Medina Mora ante el Senado

lunes, 2 de marzo de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- “Cuando fui procurador general jamás se autorizó ninguna operación de entrega controlada de armas” de Estados Unidos a México, seguró Eduardo Medina Mora, al responder los reiterados señalamientos de la senadora del PRD, Dolores Padierna, sobre su participación en el operativo “Rápido y Furioso”. En una sesión de comparecencias tersas, con sólo algunas preguntas incómodas como la despenalización del aborto, los matrimonios entre personas del mismo sexo o los expedientes polémicos de sus trayectorias –en especial, en el caso de Eduardo Medina Mora–, la Comisión de Justicia del Senado desahogó la participación de los tres candidatos enviados por el ejecutivo federal a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN). A pesar de las múltiples críticas ventiladas en la prensa y del voto en su contra anunciado por la bancada del PRD, Medina Mora se despeinó poco durante la comparecencia. El exdirector del CISEN, extitular de Seguridad Pública, exprocurador y exembajador mexicano en Estados Unidos y Gran Bretaña defendió su residencia, el uso de “testigos protegidos” y el “Michoacanazo”. Afirmó: “No se puede condenar la figura de los testigos colaboradores por errores de alguno de los implicados”. En respuesta a las preguntas de la senadora Padierna, afirmó:  “no soy compadre del presidente de la República” y “a mí no me correspondió la operación ‘Rápido y Furioso’”. Durante la comparecencia, Medina Mora también defendió su actuación en los casos de Atenco, en el Estado de México, y de la APPO en Oaxaca. Recordó que la SCJN lo exhoneró de cualquier responsabilidad porque “el entonces titular de la Secretaría de Seguridad Pública no tuvo ninguna responsabilidad”. El aspirante a ministro destacó que durante su paso como procurador general de la República interpuso 235 acciones de anticonstitucionalidad en contra de leyes aprobadas en entidades porque “en todos los casos tenían que ver con inconsistencias de la ley”. Y afirmó que “ganó” en 97% de los casos. A pregunta de la senadora Angélica de la Peña sobre su posición frente a la reforma capitalina para despenalizar el aborto, Medina Mora argumentó que en 2007 interpuso una acción de anticonstitucionalidad porque “había incertidumbre jurídica en la legislación del Distrito Federal”. A lo largo de su exposición, Medina Mora insistió que su papel en la Suprema Corte será en el marco de un órgano colegiado. “La Corte es colegiada y mi experiencia en los distintos ámbitos que he tenido puede enriquecerla”, afirmó el exdiplomático. En la misma sesión participaron los magistrados Felipe Alfredo Fuentes Barrera y Horacio Armando Hernández Orozco. Éste último defendió su perfil como candidato a ministro de la Suprema Corte que pertenece al órgano jurisdiccional. El momento más incómodo de la comparecencia fue cuando el senador panista José María Martínez, presidente de la Comisión de la Familia, le cuestionó su posición frente al aborto. Hernández Orozco afirmó que los jueces deben pronunciarse ante “asuntos concretos” y que todas sus decisiones, aún en casos como el aborto o los matrimonios del mismo sexo deben estar “sujetos a la norma jurídica”.  

Comentarios