La CNDH investiga explotación de jornaleros en San Quintín y Comondú

martes, 24 de marzo de 2015
MÉXICO, D.F., (apro).- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) inició una queja para investigar posibles violaciones a los derechos humanos de jornaleros agrícolas en San Quintín, Baja California, y Comondú, Baja California Sur. A través de un comunicado, el organismo a cargo de Luis Raúl González Pérez, informó que envió visitadores adjuntos al municipio de San Quintín, donde entrevistaron a jornaleros y sus representantes, quienes dijeron haber sido detenidos y recibir malos tratos por parte elementos de la Policía Municipal, cuando protestaban por las condiciones casi de esclavitud en que se encuentran. La CNDH señaló que ya se levantaron las actas circunstanciadas del caso y que personal a su cargo dialogó con autoridades locales y federales, así como con representantes de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, para obtener más información sobre los hechos. En dichos encuentros, detalló, han participado el secretario y subsecretario de Gobierno, así como el secretario del Trabajo estatal y por parte de autoridades federales, sólo representantes del IMSS. También, indicó la CNDH, envió visitadores adjuntos al municipio de Comundú, en Baja California Sur, para obtener testimonios de jornaleros rarámuris que también han denunciado malos tratos, y también para realizar gestiones ante autoridades del fuero común y federales para que brinden asistencia médica a quienes lo requieren. Además el personal de la CNDH revisó las averiguaciones previas iniciadas por los hechos y señaló que tiene previsto entrevistarse con autoridades federales y estatales involucradas en la investigación de hechos relacionados con la situación de los jornaleros rarámuris. Los jornaleros de los campos agrícolas de San Quintín iniciaron la semana pasada un paro para exigir respeto a sus derechos laborales, seguridad social, prestaciones de ley y fin al acoso sexual que sufren las mujeres por parte de mayordomos y patrones, pero el miércoles pasado fueron reprimidos por la policía. Ese miércoles, poco antes del mediodía, se desató un zafarrancho: los jornaleros defendieron su paro a pedradas, mientras los policías intentaron poner orden a balazos. De los aproximadamente 70 mil jornaleros que trabajan en los campos agrícolas de unas diez empresas de la región y nacionales, la mitad habían acordado levantarse inconformes ante los tratos de explotación laboral de los que son objeto. El miércoles pasado entre San Quintín, Camalú y el Valle en carreteras y centros tomados, al menos unos 10 mil jornaleros estaban en paro.

Comentarios