Ante encuestas adversas, Peña responde: "no trabajo para colocarme medallitas"

jueves, 26 de marzo de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- Dos casas encuestadoras coincidieron en señalar que el presidente Enrique Peña Nieto enfrenta el mayor nivel de desaprobación desde que inició su período constitucional, hace 28 meses, y aunque los indicadores de aprobación se mantienen como hace un año, hay una tendencia a la baja. Los porcentajes expuestos por la encuestadora Parametría (contratada por el periódico El Financiero) y por el equipo del diario Reforma, respectivamente, son iguales: entre 57% y 58% de la población reprueba a Peña Nieto, y sólo 39% le da su aprobación. Así, en un año la cantidad de personas que desaprueban su gobierno se incrementó 11%. De gira por Tlaxcala, el presidente ofreció de manera inusual una declaración a los reporteros enviados, en la que aseguró que no busca tener popularidad. “No trabajo ni dedico el empeño a colocarme medallitas ni a tener logros personales, son logros que quiero tenga toda la nación y a eso estoy dedicado”, lanzó. Justo hoy se cumplen seis meses de que 43 normalistas fueron objeto de un ataque entre fuerzas del Estado y un presunto grupo criminal, y hasta ahora permanecen desaparecidos. Los hechos ocurridos en Iguala, Guerrero, el pasado 26 de septiembre, detonaron una crisis de credibilidad a la que se sumó la revelación periodística de las residencias de la primera dama Angélica Rivera y del secretario de Hacienda, Luis Videgaray, vendidas y financiadas por Juan Armando Hinojosa Cantú, un contratista gubernamental ampliamente favorecido con contratos de obra pública. El trabajo periodístico realizado por el equipo de investigación de Carmen Aristegui fue asociado después a su salida forzada de la cadena MVS, hace apenas 10 días, con lo que el tema se colocó sobre la mesa como un atentado contra la libertad de expresión. Desde septiembre, en torno de las fechas del segundo informe, la caída de Peña ya la habían registrado diferentes casas encuestadoras que desde entonces observaban la tendencia creciente de desaprobación, aunque los niveles de aprobación del Ejecutivo se mantenían en 46%, según la misma Parametría. De acuerdo con la medición realizada por esa casa encuestadora en días pasados, la desaprobación a la gestión de Peña Nieto creció. En marzo de 2014, 47% de los encuestados reprobaron al mandatario, pero en el mismo mes de este año la cifra aumentó a 58%, es decir, 11% más. En tanto, la aprobación registrada en 2014 se mantuvo alrededor de 40%, y este mes alcanzó su nivel más bajo al registrar 39%, o sea siete puntos menos que lo registrado en agosto de 2014. "La desaprobación está sistemáticamente por arriba de la aprobación. Y el otro dato revelador es que si bien la aprobación no baja de manera sustancial, la desaprobación ha crecido de manera constante. Para el mes de marzo (de 2015) alcanza su nivel más alto desde que empezó la presente administración", expuso Parametría. La mencionada encuesta, cuyo margen de error es de 2.8%, coincide con la publicada por el diario Reforma el día de hoy. Con su propio equipo encuestador, 57% de la población reprueba la administración de Peña Nieto, mientras 39% aprueba su desempeño. Según los datos del periódico, en una escala de 1-10, el mandatario mexicano tiene un cinco de calificación. Ante esos datos, Peña Nieto expuso hoy que su trabajo es por lograr el bienestar de los mexicanos y por conseguir que el país supere rezagos en pobreza, desigualdad y crecimiento económico. Luego destacó las reformas realizadas y su implementación, además del programa de infraestructura, entre otras medidas. El jefe del Ejecutivo rechazó que la baja popularidad afecte su estado de ánimo, y confió en que será el tiempo, con el escrutinio de la sociedad, lo que propicie el balance respecto de lo que está haciendo. Según Peña Nieto, no se trata de revertir o mejorar índices de popularidad, y lo único que le interesa “es que a México le vaya muy bien”.