"Migrantes son un peligro para la ciudadanía", insiste diputada priista

martes, 31 de marzo de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- A pesar de las críticas y de la investigación de oficio que se abrió por sus declaraciones discriminatorias en contra de la población migrante, la diputada federal priista Patricia Peña Recio aclaró que no se disculpará públicamente y reiteró que no es xenófoba. En una charla con medios veracruzanos, la legisladora aseguró que ella puede “dar (su) expresión como diputada y servidor público” y dijo que responderá a la queja iniciada por el Consejo Nacional para Prevenir las Discriminaciones (Conapred). “No es algo que me preocupe”, dijo y añadió que tiene “pruebas” para sustentar que los migrantes “son un peligro para la ciudadanía, ya que a donde llegan ejercen la prostitución, no tienen dinero y por eso andan allí asaltando a la gente”, como declaró la semana pasada. El pasado 25 de marzo, organizaciones del Grupo de Trabajo sobre Política Migratoria calificaron de “racistas” y “xenófobas” las declaraciones de Peña Recio y le exigieron disculparse públicamente. “No eran mis palabras”, precisó la diputada, aunque luego se retractó: “a ver, si hablaba, pero expresé lo que decían los vecinos, van a sacar lo que nada más quieren escuchar, una réplica de todo”. Secretaria general municipal del PRI y directora de Educación municipal en Coatzacoalcos, Peña Recio asumió el cargo legislativo en abril del 2013, cuando Joaquín Caballero Rosiñol, del que era suplente, se presentó y ganó la presidencia municipal de esa localidad ubicada en la ruta migratoria del Golfo de México. En la Cámara de Diputados la suplente de Rosiñol desempeña como secretaria en la Comisión de Asuntos de la Frontera Sur-Sureste. Dijo a la prensa veracruzana que sus votaciones en San Lázaro fueron “a favor” de los migrantes y “para que tuvieran una seguridad, de higiene, que no fueran atacados”, al añadir: “no veo dónde está la xenofobia”. Insistió: “Lo que puedo hacer por ellos, ya lo hice. Ellos tienen como llegar, si lo hacen en camión, caminando, en tren, tienen una garita, pueden estar seguros que tendrán sus 72 horas y seguir adelante a los Estados Unidos. Tienen higiene, atención médica”. La semana pasada, Peña Recio afirmó que “es importante que las personas migrantes estén circulando y no se queden en el municipio ni el estado, por eso lo primero que hicimos fue cerrar una casa en donde ellos recibían ayuda en otros lados”. “Es necesario recordarle a la funcionaria que el clima de inseguridad en el país no es a causa de la migración, pues ésta históricamente ha estado presente en México como país de origen, retorno, tránsito y destino, sino que es consecuencia de un Estado fallido que no garantiza a nadie, y por lo tanto tampoco a la población migrante, condiciones dignas de vida y seguridad”, puntualizaron las organizaciones.