Periodistas de Orizaba bautizan su sala de juntas con el nombre de Julio Scherer

viernes, 10 de abril de 2015
XALAPA, Ver. (apro).- La Asociación de Periodistas de Orizaba (APOAC) rindió un homenaje al fundador de la revista Proceso, Julio Scherer, y bautizó con ese nombre su sala de juntas. Los periodistas de la zona centro de la entidad develaron en ese espacio una placa con la fotografía del autor de Vivir y Máxima Seguridad –fallecido el pasado 7 de enero en la ciudad de México–, junto con uno de sus pensamientos: “Tengo la certeza de que no hay hombre más libre que un reportero”. Debajo de la placa el gremio colocó cartelones negros con moños blancos en señal de luto por el reciente deceso del exdirector de Excélsior, posición desde la cual acabó confrontado con los presidentes Gustavo Díaz Ordaz (1964-1970) y Luis Echeverría (1970-1976). La APOAC también recordó a Moisés Sánchez Cerezo, el onceavo periodista asesinado en lo que va del sexenio de Javier Duarte. La iniciativa de bautizar la sala de juntas de la APOAC con el nombre de Julio Scherer, quien el pasado martes 7 cumpliría 89 años de edad, surgió del reportero Manelich Quintero Hernández, quien en un breve mensaje subrayó: “Fue el rompe paradigmas. Scherer se enfrenta al gobierno cuando Luis Echeverría le expropia Excélsior. Sale con un grupo de compañeros como Vicente Leñero y fundan la revista Proceso”. La trayectoria de Scherer, agregó, siempre ha sido “una historia admiradísima” por todos los comunicadores del país. “Aquí (la sala de juntas de APOAC) es un recinto pequeño y modesto que alberga a los profesionales del periodismo en Orizaba. No importa el material, papel fotográfico, una placa o una tabla de madera, es una acción para perpetuar la memoria de Julio”. Quintero destacó que la principal lección de Scherer que le quedó grabada es que hasta en la última etapa de su trayectoria, “en el último día de su vida”, enalteció las labores del reportero: “El primer y último grado de periodista es ser reportero; debemos pensar que el periodismo es una labor social y no comercial, decir la verdad cueste lo que cueste”.

Comentarios