Es ilegal cerco policiaco a viacrucis migrante: Amnistía Internacional

lunes, 13 de abril de 2015
OAXACA, Oax. (apro).- Amnistía Internacional (AI) calificó de ilegal el cerco policiaco del Instituto Nacional de Migración (INM) al albergue Hermanos en el Camino para impedir el tránsito de los integrantes del “Viacrucis sin Fronteras”, porque viola la ley de migración, criminaliza a personas migrantes y viola su derecho a la movilidad. Este lunes AI envió un equipo a ciudad de Ixtepec, donde se localiza el albergue, para solidarizarse con la caravana, pero sobre todo para dar a conocer la situación de inseguridad de las personas migrantes y la ilegalidad del dispositivo de seguridad y vigilancia instaurado en ese lugar. Ese dispositivo, detalló, consta de cinco a seis camiones del INM y de aproximadamente 260 policías federales armados, quienes se encuentran en las inmediaciones del albergue que dirige el padre Alejandro Solalinde Guerra. De acuerdo con AI, el bloqueo criminaliza a las personas migrantes porque viola el artículo 76 de la Ley de Migración, que prohíbe las verificaciones de ese tipo en los lugares donde se encuentren personas migrantes albergadas por organizaciones de la sociedad civil o personas que realicen actos humanitarios, de asistencia o de protección a los migrantes. La organización manifestó su preocupación por el bloqueo al “Viacrucis sin Fronteras” y por la seguridad de más de 400 personas migrantes y sus defensores. También denunció que aquellos que defienden los derechos de quienes migran continúan sufriendo intimidación y amenazas, debido a que su trabajo es un obstáculo para aquellos que se benefician de la falta de acción gubernamental. Según la información obtenida por organizadores del Viacrucis, algunos de sus integrantes recibieron mensajes intimidatorios por parte de un agente migratorio, quien les advirtió sobre el operativo policiaco que se realizaría en la zona de Ixtepec. Además, un agente federal amenazó a los dueños del transporte que ya había sido alquilado para el traslado de los migrantes a la Ciudad de México, alegando que podrían ser detenidos y acusados de tráfico de personas. Finalmente el transportista se negó a dar el servicio. En este contexto, la labor humanitaria del albergue Hermanos en el Camino, que actualmente atiende a aproximadamente 450 personas, de nueva cuenta se ve obstaculizada, y la comida y el agua han empezado a escasear. De esa población, aproximadamente 215 personas pertenecen al Viacrucis, y algunas de ellas han solicitado refugio en México después de huir de la violencia en sus países, por lo que temen ser deportados si salen del albergue.

Comentarios