La tecnología no vuelve antisociales a los niños, sólo cambia la forma como se relacionan: experta

miércoles, 29 de abril de 2015
MÉXICO, D.F., (apro).- Las nuevas tecnologías no han vuelto antisociales a niños y adolescentes, sólo “han revolucionado la forma en que socializan”, afirma Sylvia Rojas Drummond, académica de la División de Estudios de Posgrado de la Facultad de Psicología (FP) de la UNAM Además, sostiene, incrementan sus capacidades de alfabetización informacional y digital. No es un misterio, dice, que las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC) sean atractivas para ellos, tienen mayor acceso a dispositivos como celulares, computadoras personales, tabletas e Internet que utilizan para una diversidad de propósitos. En opinión de Rojas Drummond, estas nuevas tecnologías no deben satanizarse y suponer que crean personas antisociales; más bien, sostiene, la mayoría de esas tecnologías ha cambiado, de manera radical, la forma en que niños y adolescentes socializan. En lugar de descalificarlas y tenerles miedo, apunta, “deben acogerse de manera positiva y encontrar sus beneficios sociales, cognoscitivos y usos funcionales del lenguaje, sobre todo de tipo multimodal. “No podemos asignarles ventajas o desventajas por sí mismas, más bien, tienen grandes potencialidades que deben ser aprovechadas adecuadamente en los procesos de socialización y educativos”, subraya. Las tecnologías, abunda, llegaron para quedarse, en particular las nuevas herramientas de información y comunicación que cada vez son más versátiles, sofisticadas y con mayores potencialidades de uso. “Desde pequeños las utilizan como parte de sus prácticas sociales”, señala. La también titular del Laboratorio de Cognición y Comunicación de la FP, afirma que en la actualidad estar alfabetizado no sólo implica leer, comprender y escribir, sino un aprendizaje digital que incluye el saber buscar, valorar y utilizar información, así como hacer uso social y funcional de estos dispositivos. Pero advierte que el hecho de que los pequeños estén expuestos a las TIC, puede resultar en efectos negativos o positivos en su desarrollo, según el uso que se haga de ellas. Las redes sociales, por ejemplo, les permiten comunicarse con una gran cantidad de personas (incluidos amigos, compañeros o familiares), lo mismo que los mensajes de texto a través de los teléfonos móviles, el correo electrónico o la aplicación de mensajería instantánea WhatsApp. Además, el uso de Internet a través de tabletas, smartphones y computadoras les ofrece la oportunidad de hacer búsquedas amplias y rápidas de información para sus tareas escolares o para satisfacer otras necesidades de conocimiento. Por ello, afirma la académica, no se puede afirmar que todas estas herramientas tienen un efecto negativo o positivo en el desarrollo de los pequeños, pues depende del uso que se haga. “Lo que sí podemos afirmar es que las TIC han cambiado, de manera radical, las formas de socialización y alfabetización”, reitera. Se dice que si los jóvenes ocupan mucho tiempo en las redes sociales no interactúan cara a cara con sus interlocutores, lo que podría tener efectos negativos en su desarrollo. Sin embargo, afirma Sylvia Rojas, podrían potenciarlas si las usan adecuadamente y de manera funcional. Hace dos décadas, ella junto con un grupo de colaboradores, desarrolló el programa de innovación educativa “Aprendiendo Juntos” que se aplicó por 15 años en escuelas primarias públicas. A través de éste, introdujo las llamadas aulas de medios, que impulsan el uso de nuevas tecnologías como una herramienta clave para facilitar el desarrollo y aprendizaje de los estudiantes, “en interacción con recursos didácticos de punta”. En la medida que niños y adolescentes utilicen las tecnologías en forma adecuada para distintos usos funcionales y las adapten a las prácticas sociales en las que se desenvuelven, sostiene Rojas Drummond, el beneficio será mayor, porque obtendrán diversidad de maneras de comunicación, interacción y alfabetización. Sn embargo, la especialista advierte que hay individuos con problemas de socialización relacionados con situaciones adversas durante su desarrollo, que podrían utilizar las TIC en sustitución de la interacción. Ello sería un riesgo si el uso de dispositivos móviles y redes es excesivo, pues podrían contribuir al aislamiento y la falta de convivencia con amigos, familiares y otros miembros de su comunidad, en detrimento de su desarrollo socio-afectivo. En esos casos, los chicos se segregan por otro tipo de problemáticas y no necesariamente por las tecnologías. Por ello, la experta afirma que es necesario que los padres de familia se aseguren de que al tener acceso a las TIC, sus hijos lo hagan de forma adecuada y balanceada; promover que se involucren en otras actividades recreativas que les permitan socializar cara a cara, convivir, participar, llevar una vida sana y equilibrada en donde coexistan con las TIC, entre otras fuentes de estimulación para su desarrollo. El uso excesivo de las TIC, no sólo entre niños, sino en particular en los adultos, ha generado campañas de concientización sobre la forma en que las personas han dejado de lado el contacto humano incluso cuando se está con amigos en una reunión. El año pasado, Gary Turk, realizó y dirigió un video llamado “Look up” (Levanta la vista) dirigido a la “generación en línea” a la que advierte que los niños está creciendo en un mundo donde no juegan afuera o se comunican con sus amigos. El video puede verse en esta liga: https://www.youtube.com/watch?t=87&v=ut7IdSovP_E