Amnistía Internacional lanza la campaña "Paredes vs Censura"

martes, 7 de abril de 2015
MÉXICO, D.F., (apro).- Con la participación de una veintena de artistas plásticos, Amnistía Internacional (AI) lanzó la campaña “Paredes vs Censura”, a través de la cual busca informar sobre la crisis de derechos humanos en el país. Así lo dio a conocer Perseo Quiroz, representante de la organización en México, quien explicó que la campaña para difundir datos sobre desaparición forzada, tortura, violencia de género y libertad de expresión sustituye a otra que AI había contratado y que fue cancelada de forma arbitraria por la empresa Cinco M Dos. Acompañado de Guillermo Heredia y Alán Serna, dos de los artistas participantes, dijo que en enero de este año la organización contrató con la empresa concesionaria espacios publicitarios en estaciones de las líneas 1, 2, 3, 4 y 5 del Metrobús y el Tren Ligero, “pero dos o tres semanas después de que les entregamos los contenidos, nos avisaron que no podían difundir los mensajes porque tenían carácter político”. Uno de los mensajes que Amnistía Internacional pretendía difundir decía: “Más de 22 mil personas desaparecidas en México”, en cuyo fondo se mostraba una pancarta exigiendo la presentación de los 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos. Una más con imágenes de una persona amordazada y otra con el rostro cubierto rezaba: “7 mil denuncias de tortura y sólo 7 condenas a nivel federal”. Para destacar la violencia de género en el país, AI plasmó la imagen de cruces en un prado con la leyenda “Not one more” y mujeres con los rostros cubiertos sobre el pasto, y en otra más resaltó una manifestación con fotografías de mujeres. Los mensajes decían: “1 de cada 3 mujeres en el mundo ha sufrido violencia y/o abuso sexual”, y “cada día en México mueren 6 mujeres por crímenes de violencia de género”. Sobre la libertad de expresión, Amnistía exponía: “México se ha convertido en uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo”. La imagen tenía de fondo una persona amordazada con la bandera nacional. Otro de los argumentos que dio la empresa para que los mensajes no fueran colocados es que el contenido de la publicidad no correspondía al precio que habían dado a AI como organización no gubernamental sin fines de lucro. “Con 50 años de existencia y un Premio Nobel de la Paz, nadie había cuestionado nuestra calidad de organización civil o de tener carácter altruista. Pagamos unos 35 mil pesos por la campaña y nos dijeron que podríamos cambiar los mensajes por solicitud de donaciones, y que si insistíamos en transmitir los primeros, tendríamos que pagar 300 mil pesos”, apuntó Quiroz Rendón. Luego de señalar que la organización prepara una demanda civil por el incumplimiento del contrato, sostuvo que AI decidió apelar a la sociedad para que done muros y balcones, con el fin de exponer los mensajes censurados. “Por el momento contamos con unas 10 a 12 paredes en las que los artistas voluntarios van a pintarlas (imágenes) inspirados en los mensajes que no pudimos difundir en las estaciones del Metrobús y tren ligero”, señaló el director de Amnistía. De acuerdo con la convocatoria, artistas mexicanos intervendrán las paredes donadas en la ciudad de México, y al término de la campaña –al final de mes– la organización se compromete a devolverle la imagen original a los muros, si así lo desea el donante. Para los balcones y ventanas ha ofrecido lonas, y para los donantes del interior de la República enviaría un archivo digital para reimprimir los mensajes en papel o lona. Perseo Quiroz también se refirió a la posición de la Cancillería sobre las conclusiones del relator especial de Naciones Unidas en materia de tortura, Juan Méndez. “Lo que pretende el gobierno de México no es cerrar el conflicto con el relator, sino el tema de la tortura en México, olvidando que es un tema importante en la agenda pública y que por parte de las organizaciones civiles no se olvida”, subrayó. La respuesta que ha dado el gobierno mexicano a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), dijo, tiene “deficiencias técnicas” en materia de derecho internacional, “ya sea porque tiene mala información o manipulación” sobre el calificativo de “tortura generalizada”. Tras destacar que la organización internacional coincide con la consideración del relator de la ONU sobre la tortura, y que “está justificada porque se refiere a la magnitud y escala, que es bastante grande”, Perseo Quiroz manifestó su preocupación por la descalificación a Juan Méndez dirigida por el gobierno de Enrique Peña Nieto. “El gobierno mexicano pone en riesgo el sistema internacional de protección a derechos humanos, porque si un país como México se atreve a descalificar a una figura como la de Juan Méndez, podrían hacerlo otros países también, y debilitar así una de las funciones fundamentales del sistema, que es la cooperación internacional para dar solución a problemas como los que vive México, de una grave crisis de derechos humanos”, finalizó.

Comentarios

Otras Noticias