Y la CNDH pide investigar y sancionar cada caso de tortura en México

martes, 7 de abril de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- El presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez, señaló la necesidad de investigar y sancionar cada caso de tortura en México, y pidió al gobierno federal acatar las recomendaciones de organismos internacionales, concretamente las de Naciones Unidas (ONU) relacionadas con la tortura. “Más allá del grado de incidencia o de lo extendido que se encuentre el fenómeno de la tortura en México, es indispensable garantizar que cada caso de tortura sea investigado y sancionado”, precisó durante una gira de trabajo por el estado de Nuevo León. La declaración del ombudsman nacional se da en medio de la polémica desatada luego de que el relator especial de la ONU en materia de tortura, Juan Méndez, señaló que esa práctica es generalizada en el país y la mayor parte de los casos quedan impunes. El pasado 10 de marzo, al presentar su informe anual de actividades en el marco de la sesión regular 28 del Consejo de Derechos Humanos, Méndez indicó que la tortura ocurre desde la detención hasta que la persona es puesta a disposición de los agentes del Ministerio Público y se usa con fines de castigo o como parte de las investigaciones. En respuesta al diagnóstico, el embajador Jorge Lomónaco, representante permanente de México ante los organismos internacionales con sede en Ginebra, dijo que el gobierno mexicano estaba en desacuerdo con el hecho de que se utilizara el término “generalizada” porque “no refleja la realidad”. El tema generó un diferendo entre el relator de la ONU y el gobierno mexicano, que hoy finalmente quedó zanjado. El presidente de la CNDH subrayó este martes que “la tortura es inadmisible, es indignante y representa un serio retroceso en el estado de derecho. Su prohibición esta universalmente reconocida y consta de diversos instrumentos internacionales y regionales, además de ser un principio ampliamente aceptado en el derecho internacional", enfatizó. Ante un centenar de organizaciones de la sociedad civil, González Pérez manifestó que en el debate sobre la realidad de una práctica tan lacerante como la tortura, las cifras pueden ser aclaradas, “pero lo que no podemos permitir es que las recomendaciones hechas por los organismos internacionales queden sin ser atendidas y cumplidas en su totalidad”, en alusión al informe del relator de Naciones Unidas contra la tortura, Juan Méndez. Añadió: “Dado que México se inscribió en el concierto internacional de los derechos humanos, ahora debemos asumir y honrar el compromiso y acatar las recomendaciones de organismos como las Naciones Unidas”. Durante el encuentro con las 100 organizaciones, González Pérez escuchó los planteamientos de sus representantes sobre la situación de los derechos humanos en la entidad e intercambió puntos de vista.