Cruz Roja Internacional asesorará a militares sobre uso de la fuerza

miércoles, 8 de abril de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) proporcionará al gobierno federal su asistencia en la redacción de la legislación sobre personas desaparecidas y asesorará a las autoridades –tanto militares como policías– para que hagan un mejor uso de la fuerza, informó hoy Peter Maurer, presidente de la institución humanitaria. “Intentamos capacitar, con lo mejor de nuestro conocimiento, a las instituciones mexicanas para que atiendan estos problemas de una mejor forma en el futuro”, declaró Maurer, al subrayar que “podemos contribuir en decir cuáles son las mejores prácticas, qué legislación o marco legal utilizar en caso de desapariciones y cómo lidiar con la violencia”. Insistió en que en México el CICR se limita en proporcionar su asesoría, recolectada a raíz de más de 150 años de experiencia, pero no opera programas de asistencia humanitaria, como lo hace en Siria o en Yemen, por ejemplo. Y recordó que su organización no se expresa sobre “eventos que son particularmente expuestos en lo público”, en referencia a la tragedia de Ayotzinapa, Guerrero. En el marco de su visita de tres días en México, Maurer sostuvo encuentros ayer con representantes de la sociedad civil, y hoy con el presidente Enrique Peña Nieto, el canciller José Antonio Meade Kuribreña y con la titular de la Procuraduría General de la República (PGR), Arely Gómez González. “Tuvimos contacto con familias y, como organización, deploramos cada vida perdida sin razón y en violación de la protección básica de la ley internacional, la cual trata de proteger a estas personas”, recordó Maurer. Mañana se reunirá con los titulares de las secretarías de Defensa Nacional (Sedena) y de Marina (Semar), con los cuales platicará sobre el uso de la fuerza en sus operaciones de mantenimiento del orden público, ya que el CICR asesora a las fuerzas armadas desde los años noventa. Sin embargo, desde hace un par de años “pasemos de asesorarlas sobre la ley humanitaria, como en los noventa, a capacitarlas sobre un sistema legal más complejo”, indicó Maurer. Este sistema, abundó, utiliza a veces los estándares de la ley humanitaria –que se aplica en condiciones de conflicto armado– y a veces los de la legislación de derechos humanos, mismos que se aplican en operaciones de seguridad pública. Maurer se negó en precisar en qué consiste la asesoría. “Lo guardamos de forma confidencial porque a las fuerzas armadas no les gusta abordar estos temas en el espacio público”, justificó. El titular de la delegación del CICR en México, Juan Pedro Schaerer, comentó que en México, como en otras partes del mundo, “las fuerzas armadas son llamadas por las autoridades políticas del país para intervenir en mantenimiento de orden público”, pero insistió en que “no nos compete decir si (esto) es bueno o malo”. “Lo que sí a veces dificulta la comprensión, es que las fuerzas armadas originalmente tienen otro trabajo. Cuando actúan en situaciones que no son de conflicto armado, hay que asegurarse que conocen las reglas aplicables a esas situaciones”, añadió. “Muchos migrantes desaparecen” El CICR, en colaboración con la Cruz Roja Mexicana, también realiza acciones a lo largo de la ruta migratoria que siguen los indocumentados en su tránsito por México rumbo a Estados Unidos, así como durante el proceso de deportación, sobre el cual los representantes no se quisieron pronunciar. “Hemos iniciado un diálogo tanto en Estados Unidos como aquí en México y recordamos a las autoridades que deben tomar en cuenta ciertos aspectos humanitarios para que las personas deportadas lo sean en condiciones de seguridad”, abundó Schaerer, al precisar: “Es un diálogo que sostenemos de manera confidencial”. El CICR urgió a las autoridades, tanto mexicanas como estadunidenses y centroamericanas, a utilizar sistemas de búsqueda de migrantes que sean compatibles entre sí. “En el camino hay muchos migrantes que desaparecen. Hay muchos y muchas familias, en particular en Centroamérica, que están buscando parientes, esposo, hijos que han desaparecido en el camino, y no saben si en México o en Estados Unidos. En estos países hay personas que han fallecido, que sea por razones violentas o a raíz de un accidente, que no son registradas”, lamentó Schaerer. Durante 2014, la Cruz Roja Mexicana atendió a más de 27 mil migrantes, tanto en la atención prehospitalaria como en suministro de agua para la rehidratación, pero no se involucra en la parte legal, subrayó su director, Fernando Suinaga.  

Comentarios