Política antipobreza de Peña opera con 'ocurrencias' y 'clientelismo': CIDE

martes, 12 de mayo de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- Los programas sociales para combatir la pobreza y la desigualdad en México operan con “ocurrencias, dispersión, opacidad, duplicidad y clientelismo”, según Ricardo Raphael, investigador del Centro de Investigación y Desarrollo Económico (CIDE) e integrante de la iniciativa de la sociedad civil Acción Ciudadana Frente a la Pobreza. “Hay que romper las barreras que impiden la movilidad social y perpetúan la pobreza. Y para eso no son suficientes las políticas y programas sociales actuales, mucho menos los enfoques asistencialistas que neciamente el gobierno sigue aplicando”, aseguró. Durante la presentación de esta iniciativa en el Hotel Casa Blanca de la Ciudad de México, Enrique Cárdenas, del Centro de Estudios Espinosa Yglesias e integrante del Núcleo Coordinador de la agrupación, dijo que México está entre las 15 economías más grandes del mundo, pero ocupa el lugar 71 en el Índice de Desarrollo Humano a nivel global. Incluso, en los últimos 20 años el número de personas en pobreza creció 14.5 millones: en 1992 había 46 millones en pobreza por ingresos y para 2012 se incrementaron a 60.6. Además, la proporción de población en esta situación casi permanece igual: en 1992 había 53.1% y en 2012 se registró 51.6%. Más: en México hay más de siete millones de jóvenes con trabajos “precarios”, 15 millones de mujeres con empleos de menor paga o fuera del mercado laboral y 16 millones de indígenas “excluidos del México que sí crece”. Acción Ciudadana Frente a la Pobreza se presentó como un “movimiento plural” de más de 50 organizaciones civiles de todo el país, cuyo propósito es “enfrentar las causas y eliminar las barreras que generan pobreza y desigualdad, empezando por promover una economía incluyente y el ejercicio efectivo de los derechos sociales, iniciando por acceso efectivo a la salud”. Su nacimiento, explicaron los participantes, es para unir y articular a las “miles de organizaciones” que desde hace años trabajan en zonas urbanas y rurales con proyectos de desarrollo económico, capacitación, educación y salud con un enfoque de empoderamiento ciudadano. Edna Jaime, directora de México Evalúa, aseguró que estudios de organismos como Fundar, Gesoc, Transparencia Mexicana, el CIDE, Conapred y el Coneval han hecho evidente “la trampa de desigualdad que vivimos y la incapacidad del presupuesto para tener un efecto redistributivo eficaz”. La pobreza y desigualdad en el país persisten, dijo, porque los gobiernos mantienen “acciones y programas que no dan en el blanco”, además de que hay prácticas privadas que generan exclusión. Por ello, llamó a “usar la evidencia, basta de ocurrencias”. Ricardo Raphael explicó que la primera “batalla” de la iniciativa es ampliar los mecanismos de vigilancia ciudadana, de transparencia y de gobierno abierto, ya que 60% de los programas sociales no tienen normas de operación ni generan indicadores y, por lo tanto, no son sujetos a mecanismos de transparencia ni combate a la corrupción. Otra meta, añadió, es promover un presupuesto “base cero” o “#PresupuestoSinMoches”, lo que se aplicará a corto plazo en la discusión del presupuesto en la Cámara de Diputados a partir de septiembre y hasta diciembre de este año, pero no sólo en lo referente a la Secretaría de Desarrollo Social, sino también en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. El investigador del CIDE mencionó también el propósito de ser “interlocutores” en el diálogo con representantes de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que en septiembre próximo estarán en el país para la revisión de las metas para la superación de la pobreza. Rogelio Gómez Hermosillo, coordinador del equipo operativo de Acción Ciudadana Frente a la Pobreza y quien estuviera al frente del programa presidencial Progresa, detalló las primeras actividades de la nueva agrupación: La construcción de una Red Nacional que una y visibilice a las organizaciones que ya trabajan para combatir la pobreza; consensar e impulsar la agenda #PresupuestoSinMoches para el 2016 en los tres niveles de gobierno; iniciar la campaña #CeroListasdeEspera para “promover la vigilancia ciudadana en el acceso efectivo a la salud, a través de la creación de medios de denuncia, exigencia y mejora de la calidad de la atención”. Otra de las acciones que realizará la agrupación es impulsar proyectos modelo #CabemosTodos en las zonas de mayor pobreza en el país, donde participen los empresarios, las universidades, organizaciones civiles y gobiernos. La interacción se hará a través de la página www.frentealapobreza.mx. Lucila Servitje, del Instituto Mexicano de Doctrina Social Cristiana (Imdosoc), convocó a los gobiernos y legisladores “escuchar las exigencias de la sociedad civil, para asumir la responsabilidad de la toma de decisiones con base en evidencia y priorizar las medidas eficaces para lograr una economía incluyente y el ejercicio efectivo de los derechos sociales”. En la Acción Ciudadana Frente a la Pobreza participan también Adalberto Saviñón, del Centro Lindavista; Graciela Teruel y Sandra Robles, de la Universidad Iberoamericana; Alejandro González y Héctor Rubio, de Gestión Social y Cooperación; Jorge Villalobos y David Ordaz, del Centro Mexicano de Filantropía (Cemefi); José Manuel Domínguez, del Centro de Comunicación Cristiana de Bienes; Manuel Gómez, Salvador Domínguez y Benjamín Bravo del Imdosoc; Pilar Mariscal, de la Fundación León XIII; Pilar Parás, de la Fundación Merced; y Sara San Martín y Luisa Guzmán, del Centro de estudios Ecuménicos.

Comentarios