Anuncian ganadores del concurso para rehabilitar el espacio del AICM

jueves, 14 de mayo de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- La Secretaría de Cultura del Gobierno del Distrito Federal y la Revista Arquine dieron a conocer los tres proyectos ganadores del XVII Concurso Arquine Pulmón Metropolitano de Oriente, como propuesta para la rehabilitación urbana de las 746 hectáreas que ocupa actualmente el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM). La idea es que, una vez que se desmantele la actual terminal aérea en el año 2020 --que será sustituida por el nuevo aeropuerto en Texcoco, Estado de México, construido por el gobierno federal y la iniciativa privada— estos proyectos puedan ser tomados en cuenta para desarrollarlos en la zona que quedará libre. En el anuncio de los ganadores del concurso –cuya convocatoria se lanzó el 15 de octubre de 2014-- el secretario de Cultura del gobierno capitalino, Eduardo Vázquez Martín, informó que recibieron 178 propuestas de arquitectos, urbanistas, sociólogos y demás profesionales de distintos estados de la República, además de 20 países del mundo. Pensar en cómo ocupar las 746, que superan en extensión por 16 hectáreas a Ciudad Universitaria y por 60 al Bosque de Chapultepec, representa “una de las más grandes oportunidades de desarrollo económico, reordenamiento urbano, recuperación ecológica, hídrica, rehabilitación del espacio público e instalación de las nuevas pautas del desarrollo en la capital de México”, dijo el funcionario en el Museo de la Ciudad de México. El primer lugar del concurso lo ganó el proyecto “Paisajes de Inclusión”, hecho por los arquitectos Ana Sabrina Martínez Feria y Bogdan Mircea Ilie, del Estado de México. Según su propuesta, el espacio podría convertirse en un pulmón verde en medio de viviendas, parques articulados con el Bosque de Aragón, vías de transporte, centros comerciales, escuelas y negocios, así como tres lagos captores de agua de lluvia. La idea de Laura Cristina Treviño y Ángela Mourey, originarios de Torreón, Coahuila, fue la ganadora del segundo lugar. Los participantes se basaron en la necesidad de preservar los cuerpos de agua que rodean al AICM y resaltó el uso del borde como una “futura zona chinampera”, que permita la agricultura y el autoconsumo, para recuperar el lago y generar parques lineales con vivienda incluida. El tercer lugar lo obtuvo el grupo de los arquitectos de Querétaro: Adriana Rodríguez, Marcelo Sánchez, Dante Borgo, Yannis Tsoskounoglou y Laura Montaño. El pilar de su proyecto fue la creación de una zona de protección de reserva y recurso natural. Durante la ceremonia de premiación, el secretario de Cultura, Eduardo Vázquez Martín, felicitó la iniciativa de la revista Arquine para estimular una nueva forma de hacer ciudad y exponer sus resultados. “Lo que hay en esta exposición son bocetos de lo que puede ser la ciudad; no se le puede tener miedo a las ideas ni dar la espalda a la participación, porque la ciudad es una construcción colectiva, de manera que esto es el inicio de una conversación que debe profundizarse y pluralizarse”, dijo. Miquel Adrià, director de la revista Arquine, destacó que el concurso es un ejercicio concebido “como un arma capaz de catalizar la participación ciudadana” y como la oportunidad de sumar a los arquitectos a una lluvia de ideas para conquistar el espacio público eventualmente liberado con la eventual reubicación del AICM. “La intención fue reunir diferentes propuestas para la que probablemente será la zona urbana con mayor potencial en el país, que podría convertirse en catalizador del desarrollo y el crecimiento de la zona oriente de la Ciudad”, planteó. El secretario de Desarrollo Económico, Salomón Chertorivski, destacó que las 746 hectáreas equivalen al 1% del territorio urbano del DF y su transformación permitiría replantear muchos retos, urgencias, necesidades y oportunidades urbanas actuales. Las autoridades destacaron casos similares de la reconversión de terrenos donde antes había aeropuertos. Por ejemplo, el del terreno que ocupó el Aeropuerto Stapleton, en Denver, Colorado, el más grande de Estados Unidos --mil 902 hectáreas--, donde hoy existen casi 500 hectáreas de áreas verdes, 12 mil hogares, 92 hectáreas de oficinas, 40 hectáreas de área comercial, además de seis escuelas y una biblioteca, entre otras intervenciones. También fue intervenido el exaeropuerto Tempelhof, en Berlín, que ahora es un parque. Según los funcionarios se ha pensado en intervenir, hasta hoy sin conseguirlo, la Base Aérea La Carlota, en Caracas, y el Aeropuerto Miegs Field, de Chicago. El jurado del XVII Concurso Arquine –que se realiza anualmente desde 1998–, estuvo formado por los reconocidos arquitectos Martha Torne, directora ejecutiva del Premio Pritzker; Pablo Lazo, director adjunto de ARUP para Latinoamérica –encargados del Plan Maestro para el nuevo aeropuerto que será construido en Texcoco--; Laura Janka, directora del Bosque de Chapultepec, así como Fernanda Canales y Fernando Donis. Además de los tres primeros lugares, el jurado dio una mención honorífica para el arquitecto Sung Goo Yang e inauguró la exposición de los 12 mejores proyectos –entre ellos, algunos de Estados Unidos, Francia, Ucrania y Argentina- que se podrán observar en el Museo de la Ciudad de México hasta junio próximo.

Comentarios