Los maestros deben inyectar optimismo a sus alumnos: Narro

viernes, 15 de mayo de 2015
MÉXICO, D.F., (apro).- El rector de la UNAM, José Narro Robles conminó a la planta académica a “inyectar optimismo” entre las actuales generaciones que en plena sociedad del conocimiento, paradójicamente, viven una era de desesperanza. Al encabezar la ceremonia por el Día del Maestro, señaló que hay mucha incertidumbre sobre el futuro, la economía, la seguridad laboral y social, y los jóvenes pueden ser afectados por esta condición. Por ello, dijo, los maestros tienen la responsabilidad de no transmitir desesperanza a sus alumnos. Por el contrario, dijo, “conviene que los docentes les inyecten optimismo derivado del saber que las cosas pueden modificarse, que el cambio es responsabilidad, en parte, de las nuevas generaciones y que para ello una buena preparación profesional es indispensable”. La labor de los docentes universitarios, abundó, es todavía más difícil en esta era en que el estudiante de bachillerato no está seguro sobre qué carrera seguir o si lo que quiere estudiar le servirá. El alumno de licenciatura, por su lado, se pregunta si vale la pena continuar con el estudio, el esfuerzo y sacrificio que significa para él y su familia, y si al terminar tendrá posibilidades laborales. Por ello, dijo Narro Robles a los profesores, la UNAM cuenta con ellos para transmitir a los estudiantes “la convicción de que los actuales no son tiempos peores a otros que generaciones anteriores superaron. El futuro no está dado, todo se construye y a los jóvenes les atañe cambiar lo que deba transformarse, sostuvo el rector de la UNAM. “Les toca, si los mercados no ofrecen suficientes lugares de trabajo, crear otros espacios o reformar los existentes para que nadie quede excluido; les corresponde cambiar al mundo si éste no tiene un lugar seguro y con futuro para todos”, enfatizó. Narro Robles afirmó que con la intervención sistemática de sus maestros, la UNAM “consolidará su papel como casa de educación y cultura” en la que, además del cultivo del saber, se inculquen los valores que permitan la convivencia civilizada, la participación ciudadana, la solidaridad con los que más requieren, el combate a la injusticia, la ignorancia y la desigualdad, al igual que el amor por la cultura, el arte y la belleza. En representación de 46 profesores e investigadores que recibieron en el acto el reconocimiento al Mérito Universitario por 50 años de labor académica, Alfredo Federico López Austin, del Instituto de Investigaciones Antropológicas, dijo: “Con la mirada al futuro desde este triste presente de nuestra patria despedazada, no imagino una posibilidad de resistencia y reconstrucción que no incluya a la universidad pública mexicana. Como siempre, como semillero de los más altos principios de la razón y la justicia, la Universidad Nacional marcará su presencia”, sostuvo.

Comentarios