Vigilará CNDH el cumplimiento de acuerdos con jornaleros de San Quintín

viernes, 15 de mayo de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) advirtió que vigilará el cumplimiento de los acuerdos suscritos entre las autoridades federales y los jornaleros agrícolas del Valle de San Quintín, Baja California, de los que quedaron pendientes dos de sus principales demandas: aumento salarial y la liberación de sus compañeros presos. En un comunicado, el organismo informó que estará atento para que no se repitan las condiciones de explotación laboral contra personas que se encuentran en condiciones de pobreza, lo que, apuntó, “es equiparable a una situación de esclavitud moderna”. Sobre la fianza de 7 millones que se fijó a cada uno de los tres jornaleros acusados del delito de daños en propiedad ajena, luego de los disturbios en la colonia triqui de San Quintín, al sur de Ensenada, señaló que deben ser revisadas porque “se aprecian notoriamente desproporcionadas”. El organismo reconoció el diálogo entre las autoridades y los inconformes como la vía para alcanzar una solución que beneficie a todos los involucrados, y que particularmente fortalezca los derechos fundamentales de los trabajadores del campo. Y destacó que independientemente de los acuerdos logrados y en seguimiento a la investigación que mantiene abierta sobre el caso, continúa con presencia permanente en la zona para recabar evidencias sobre los hechos denunciados. De igual manera, señaló que su personal ha visitado a jornaleros y entrevistado a distintas autoridades, además de documentar la situación de los heridos y detenidos tras los hechos violentos del 17 de marzo y 9 de mayo pasados, “a efecto de determinar si existieron violaciones a sus derechos humanos”. Ayer en la madrugada, luego de más de 12 horas de negociaciones con autoridades federales y estatales, los jornaleros de San Quintín salieron con un pliego de 13 acuerdos en los que no se incluyó el aumento salarial y la liberación de sus compañeros presos. El tema del salario base será pactado en la siguiente sesión, a realizarse el próximo 4 de junio en San Quintín, y se estableció que los gobiernos estatal y federal, junto con senadores, harán las gestiones con los productores agrícolas para intentar que la propuesta se traduzca en un incremento lo más cercano a la demanda de 200 pesos como mínimo y que sea retroactivo al 24 de mayo. En el caso de la liberación de los presos, acordaron que “las autoridades federales y locales procurarán mecanismos para que en su caso obtengan su libertad”. Tras la reunión, que inició el pasado miércoles 13 y concluyó alrededor de la cinco de la mañana de ayer, Rafael Avante, subsecretario de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, dio a conocer la lista de los 13 acuerdos logrados, entre ellos, iniciar “de inmediato una campaña de afiliación y credencialización de todos los trabajadores al IMSS”, proceso que no implicará ningún costo para los trabajadores. Sin que se haya fijado aún el salario base, en el acuerdo se establece que “no se retendrán los salarios ni se condicionará el pago a los trabajadores por ningún motivo o circunstancia”.