Balacera en la Sierra Tarahumara deja al menos cuatro muertos

miércoles, 20 de mayo de 2015
CHIHUAHUA, Chih. (apro).- Un enfrentamiento en la cabecera municipal de Guachochi, en las inmediaciones de la Universidad Tecnológica de la Tarahumara, dejó por lo menos cuatro civiles muertos, entre ellos Aurelio Urtuzuástegui, un exconvicto, y dos de sus escoltas. La Fiscalía de la Zona Sur identificó entre los masacrados a Idán Deliel Payán Acosta, de 28 años; Ramón Erick Loya Payán, de 39, y el cuarto aún no ha sido identificado y tenía 25 años aproximadamente. Las cuatro víctimas tenían sus domicilios en el municipio de Guachochi. Dos cuerpos fueron encontrados en una camioneta Tahoe color gris y los otros dos a escasos metros del vehículo. Aurelio Urtuzúastegui, de 46 años, estuvo en prisión en 2007 como responsable de la muerte de cinco sujetos cuyos cuerpos fueron localizados en una fosa clandestina en el rancho Los Ruices, municipio de Belisario Domínguez. El enfrentamiento se extendió hasta la comunidad de Rocheachi, donde asesinaron a otras tres personas, de acuerdo con versiones de los pobladores. La muerte de Urruzuástegui fue confirmada en una funeraria de Guachochi, donde se encuentra Hiram Payán y otros dos hombres que nos han sido identificados. Su caso fue el segundo juicio oral en Chihuahua y el primero en hacerlo público.  En el 2012 la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ordenó reponer su juicio por una serie de anomalías en el proceso y actualmente se encontraba libre. Aurelio Urtuzúastegui es primo de Darío Urtuzuástegui Gutiérrez, el piloto que murió la semana pasada al caer la avioneta que tripulaba y que iba cargada de droga. El accidente aéreo se registró en Barbechitos, municipio de Guadalupe y Calvo. Hasta ahora la Fiscalía General no ha dado datos específicos de la procedencia de la avioneta. Sin embargo, en Barbechitos y lugares aledaños, los pobladores conocen que era uno de los líderes del grupo delictivo que controla esa parte de Guadalupe y Calvo, perteneciente al Cártel de Sinaloa.

Comentarios