Pide Menchú a electores no vender su voto; INE la acredita como observadora

martes, 26 de mayo de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- Cuatro días después de su reunión con líderes indígenas, a quienes ofreció una disculpa después de mofarse de uno de ellos en una conversación telefónica, el consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova, presidió hoy la ceremonia de acreditación de Rigoberta Menchú Tum como visitante extranjera. “Es un honor en lo personal” que aceptara estar en el INE junto con Marco Antonio Hernández (de la Fundación Murrieta) y Jorge Serrano (de Tendiendo Puentes), dijo Córdova a la indígena guatemalteca, quien fungirá como observadora en las elecciones del próximo 7 de junio. Durante su discurso también recriminó que algunos grupos pretendan impedir el desarrollo de los comicios, “como si las elecciones fueran parte del problema y no de la solución a los dilemas que enfrenta nuestro país”, indicó, sin mencionar nombres, aunque la demanda ha sido bandera de los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos hace ocho meses en Iguala, Guerrero. “Este fenómeno claramente novedoso ha sido sorteado con responsabilidad de Estado, con prudencia institucional y, sobre todo, gracias al diseño de la democracia mexicana, que permite incorporar a los ciudadanos de todos los distritos del país a las tareas de organización de las elecciones”, subrayó. El consejero presidente del INE recordó que el artículo segundo constitucional reconoce la diversidad social y cultural, y la validez de las formas de organización política que, con base en sus tradiciones y costumbres, se dan en las propias comunidades indígenas para que las mujeres y hombres participen en condiciones de equidad en los procesos de toma de decisiones comunitarios. La reciente reforma, añadió, garantiza el ejercicio de los derechos fundamentales en condiciones de igualdad entre mujeres y  hombres indígenas. “Permítanme decirlo de esta manera: la reforma al artículo segundo constitucional contribuye al desarrollo de una democracia incluyente en la que en ningún caso las prácticas comunitarias podrán limitar los derechos político-electorales de las y los indígenas en la elección de sus autoridades”, dijo, y aseguró que ese fue un logro de Eufrosina Cruz, una mujer indígena que, agregó, ha logrado el reconocimiento de la igualdad política de las mujeres y hombres de todas las comunidades indígenas en México. En este marco, resaltó la labor de la Premio Nobel de la Paz, Rigoberto Menchú Tum, una mujer indígena que, subrayó, ha sido reconocida a escala internacional por su incesante lucha por la defensa de los derechos de los pueblos indígenas, así como por sus convicciones sobre la paz y la reconciliación como herramientas para el mejor desarrollo político de nuestras sociedades. En respuesta, Menchú Tum soltó: “Servir significa mucho, especialmente para los pueblos originarios y las comunidades ancestrales, pero quiero decirles que también la participación tiene que estar en el marco de un tejido social que fortalece la democracia. Hoy la institución no lo cambia, o no lo deben cambiar unos cuantos, sino que lo debe cambiar el votante”. Calificó como un honor presenciar el proceso electoral del próximo 7 de junio, y deseó al país éxito en las elecciones, pero también recomendó no vender el voto. “Siempre le digo a mis compatriotas que cada vez que alguien dice te doy mi voto pero si me das tal, uno está entregando no su voto, se está despojando de su voto y de su decisión, se está despojando de su dignidad, y entregar la dignidad a cambio de… estamos completamente seguros que puede ser muy lamentable no sólo para el momento, sino especialmente para nuestras futuras generaciones”, resaltó. Consideró que en la medida que la gente puede votar, debe tener el derecho de revocar el voto cuando quiera. La única condición para hacerlo es que se realice en un ambiente pacífico. La indígena guatemalteca informó que irá a Guerrero para promover el voto, aunque sabe de los momentos difíciles que pasan en el estado. “¿Por qué Rigoberta acompaña una elección mexicana? Y de hecho me voy a dar un pasito por Guerrero, sé que es muy difícil lo que pasan nuestros hermanos por allá, pero no hay mejor momento de paz que yo aspiro, más que ese momento donde los ciudadanos sí puedan elegir conscientemente. La única pregunta que yo lanzaría aquí es si sólo la democracia debe madurar o si cada ciudadano debemos de madurar. “Estamos maduros para hacer un ciudadano correcto y también un ciudadano participativo, un ciudadano comprometido y un ciudadano activo, y obviamente si no hacemos ese compromiso, pues el liderazgo que aspiramos en las próximas generaciones no será lo que nos va a plantear unas condiciones de vida digna y vida mejor”. Rigoberta Menchú Tum también habló sobre la realidad de su país natal, Guatemala, que –sostuvo– está viviendo un momento político difícil, ya que la gente decidió revocar el voto de los funcionarios que fomentaron la crisis institucional. “Y revocaron el voto al vicepresidente y también al gabinete entero del presidente, y también estamos en un hilo, que a lo mejor se va el presidente y tal vez se van las propias elecciones que están empezando en el país, pero la lección más grande, número uno, es que es una revocatoria cívica, una gesta cívica ciudadana sin violencia”. Finalmente pidió a la gente votar por su democracia, por su paz, por su reacción complementaria a la autoridad que elegirán.