Propone Rousseff ampliar dos acuerdos comerciales México-Brasil

miércoles, 27 de mayo de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, advirtió que ante “la coyuntura internacional adversa” que viven su país y México, es necesario que las economías de ambas naciones se complementen e intensifiquen sus intercambios. “Estamos conscientes de que tenemos que enfrentar el reto de diversificar nuestro comercio para poder abarcar cada vez más bienes y servicios. Es por ello que surge también la importancia de ampliar el AC53, el Acuerdo de Complementación Económica número 53, al introducir nuevos productos y reducir aranceles y ampliar el comercio en sí”, afirmó Rousseff durante la sesión solemne realizada en el Senado de la República. Con una hora de retraso por las movilizaciones en el Paseo de la Reforma, la reunión con la mandataria de Brasil convocó a la embajadora mexicana en esa nación, la exdirigente nacional del PRI, Beatriz Paredes, así como al canciller José Antonio Meade y a la mayoría de los legisladores de la Cámara alta. Según Rousseff, los acuerdos pendientes con México forman parte de una negociación “más amplia, estratégica, capaz de dotar nuestras economías en más ingresos, más empleo, más bienestar y más capacidad de innovación y competitividad”. La mandataria de izquierda, quien recientemente enfrentó severos escándalos de corrupción al iniciar su segundo periodo al frente de la presidencia de Brasil, presumió que en esa nación sudamericana se sacó de la pobreza a 36 millones de personas y los llevó a la clase media. “Hoy, más de 52% de nuestra población es de clase media”, sentenció Rousseff. Especificó que con su homólogo mexicano, Enrique Peña Nieto, se firmaron acuerdos para diversos sectores, como los servicios aéreos y el medio ambiente, “del cual incluso Brasil y México fueron víctimas recientes de los tornados que afectaron al sur del país en Santa Catarina y el municipio de Acuña, en México”. El presidente del Senado mexicano, Miguel Barbosa Huerta, fue el primer orador de la rápida ceremonia. En su discurso, el legislador perredista destacó que México y Brasil “son aliados, no adversarios”. Abundó: “Nuestros países deben hacer a un lado las rivalidades regionales. No debemos desgastarnos en construir fronteras artificiales en materia económica o comercial. No considero pertinente que se hable de Centroamérica o Sudamérica como regiones y proyectos diferentes”. Rousseff fue recibida por los presidentes de las comisiones de Relaciones Exteriores para América Latina y el Caribe, la panista Mariana Gómez del Campo, así como por los coordinadores del PRI, Emilio Gamboa Patrón, y del PT, Manuel Bartlett. Por la delegación brasileña asistieron el ministro de Relaciones Exteriores, Mauro Vieira; el embajador en México, Marcos Leal Raposo Lopes; el ministro de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior, Armando de Queiroz, y el ministro de la Secretaría de Aviación Civil, Eliseu Padilha.

Comentarios