Mantiene Nestora ayuno en Tepepan; exige su libertad y la de Suástegui, Molina y Campos

viernes, 29 de mayo de 2015
México, D.F. (apro).- Recién trasladada a la Torre Médica del reclusorio femenil de Tepepan, en el Distrito Federal, Nestora Salgado mantendrá su huelga de hambre hasta que obtengan su libertad ella y sus compañeros Marco Antonio Suástegui, Gonzalo Molina y Arturo Campos. Al salir de la prisión capitalina, luego del traslado de la activista desde el penal de alta seguridad de Tepic, su abogado Leonel Rivero, contó a Apro: “Tiene el ánimo muy alto, está convencida de que su demanda es justa y que ella tiene razón, que los cargos fueron fabricados”. Salgado también exigió al fiscal general del estado de Guerrero, Miguel Ángel Godínez, asistir a la mesa de diálogo que instaló la Secretaría de Gobernación (Segob) para cumplir con las medidas cautelares que dictó la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) el pasado 28 de enero. La líder de la Policía Comunitaria de Olinalá, Guerrero, cumplió 25 días sin ingerir alimentos como protesta contra su encarcelamiento –que considera injusto—, así como el de sus compañeros. Rivero dijo que la mujer decidió hoy volver a tomar líquidos, después de tres días en deshidratación. “Está débil, un poco mal de salud y con algunos dolores causados por la falta de alimentos y líquidos”, informó el letrado. Añadió que “le suministraron un medicamento que le alivianó los dolores en el estómago”. Leonel Rivero aseveró que Nestora Salgado recibe un “tratamiento muy humano, muy profesional” en la Torre Médica –dependiente de la Secretaría de Salud del Gobierno del Distrito Federal--, cuyo personal la sometió a una “revisión médica que duró más de dos horas y fue exhaustiva”. Sus familiares la podrán visitar de las 11 de la mañana a la una de la tarde, detalló, mientras que ella permanecerá bajo atención clínica hasta cuando decida terminar su huelga de hambre. A diferencia del penal de alta seguridad de Tepic, Nayarit, donde la guerrerense seguía recluida hasta esta mañana, el personal de la Torre Médica del reclusorio de Tepepan “respeta su decisión de mantenerse en huelga de hambre”, precisó Rivero. “Es un tratamiento totalmente distinto al de Tepic”, insistió y resaltó que en Nayarit “la sentaban con las demás prisioneras durante la comida para ejercerse sobre ella una presión psicológica”. Las medidas cautelares dictadas por la CIDH instan al gobierno mexicano a asegurar la salud de Salgado. La primera decisión efectiva de la mesa de diálogo fue el traslado de la guerrerense del penal de máxima seguridad de Tepic, Nayarit, hacia el reclusorio de Tepepan. El abogado Rivero comentó que desde el traslado, no ha tenido comunicación con el subsecretario de Derechos Humanos de la Segob, Roberto Campa, pero confió en que el diálogo se restablezca lo más pronto posible. Eso sí, insistió en que éste deberá ser ante la presencia de Miguel Ángel Godinez, el fiscal general de Guerrero.

Comentarios